Internacional

El nuevo presidente surcoreano cree que hay «alta probabilidad» de un conflicto con Pyongyang

El nuevo presidentes surcoreano, Moon Jae In, ha considerado este miércoles que hay una «alta probabilidad» de un conflicto con Corea del Norte, que sigue adelante con su programa nuclear y de misiles pese a las sanciones internacionales

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, contempla uno de sus misiles
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, contempla uno de sus misiles - EFE
EP Seul - Actualizado: Guardado en: Internacional

Sus comentarios se han producido horas después de que Corea del Sur, que acoge a 28.500 soldados estadounidenses, dijera que quiere reabrir un canal de diálogo con Corea del Norte en el marco de los planes de Moon de mantener una política de dos vías, con sanciones y diálogo, con Pyongyang.

El régimen norcoreano llevó a cabo su último ensayo de un misil balístico, en desafío de las resoluciones del Consejo de Seguridad, el domingo en lo que dijo que fue una prueba de su capacidad para transportar «una cabeza nuclear pesada de gran tamaño».

«La realidad es que hay una alta probabilidad de un conflicto militar en la Línea del Límite Norte y la línea militar de demarcación», ha dicho Moon, según la Casa Azul, el palacio presidencial.

Asimismo, ha sostenido que las capacidades nucleares y de misiles de Pyongyang parecen haber avanzado con rápidez últimamente pero Seúl está preparado y es capaz de devolver el ataque si el Norte se decidiera a atacar.

Moon ganó las elecciones presidenciales de la semana pasada haciendo campaña con un enfoque más moderado respecto a Corea del Norte y ha dicho tras asumir el cargo que quiere buscar el diálogo con Pyongyang al tiempo que mantiene la presión.

Pero también ha señalado que el régimen norcoreano tiene que cambiar su actitud de insistir en seguir adelante con sus programas armamentísticos antes de que sea posible el diálogo.

El portavoz del Ministerio para la Unificación surcoreano, Lee Duk Haeng, ha declarado a la prensa que la postura más básica del Gobierno es que las líneas de comunicación entre Seúl y Pyongyang deberían reabrirse. «El Ministerio de Unificación ha considerado opciones para esto de forma interna y no se ha decidido nada aún», ha precisado.

Las comunicaciones con el régimen de Kim Jong Il se cortaron el año pasado, según Lee, tras las nuevas sanciones aprobadas a raíz del quinto ensayo nucler norcoreano y la decisión de Pyongyang de cerrar la zona industrial conjunta que había en territorio norcoreano.

Toda la actualidad en portada

comentarios