Arlene Foster, líder del Partido Demócrata Democrático (DUP)
Arlene Foster, líder del Partido Demócrata Democrático (DUP) - EFE

El DUP norirlandés, posible llave, aún no da su apoyo a May

El tradicional aliado de los tories exigirá que no haya un estatus especial con la UE para Irlanda del Norte

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Con 648 de las 650 circunscripciones declaradas, el Partido Conservador obtiene 317 diputados y se queda a diez de la mayoría absoluta, fijada en 326. El Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte, el DUP, tradicional aliado de los tories, se ha convertido en centro de todas las miradas, porque ha obtenido diez escaños, los que necesita May para seguir adelante, toda vez que parece que va a intentar formar Gobierno.

Sin embargo la líder del DUP, Arlene Foster, no ha querido dar todavía su apoyo a la primera ministra: «Es muy pronto todavía. Necesitamos ver cómo queda todo el Parlamento y reflexionar sobre eso». Anticipa que este fin de semana «podría haber contactos» y ve a May en apuros. A la pregunta de si cree que la premier logrará seguir en el cargo, responde: «No lo sé. Será difícil para ella sobrevivir».

Sus exigencias son claras. El líder de la formación unionista en el Parlamento de Westminster, Nigel Dodds, ha declarado que solo apoyarán a los tories si su Gobierno garantiza que no habrá un estatus especial que conserve una relación especial de Irlanda del Norte con la UE, porque a su juicio ese modelo podría apartar a Irlanda del Norte del resto del Reino Unido. DUP quiere un Brexit suave, porque en la región ganó el Remain, pero no un convenio singular para Irlanda del Norte con la UE que pueda ser un caballo de Troya del republicanismo del Sinn Féin.

«Hay circunstancias especiales en Irlanda del Norte y nosotros intentaremos asegurarnos de que son reconocidas, pero rechazamos las demandas de un estatuto especial dentro de la Unión Europea, porque eso podría crear barreras arancelarias entre Irlanda del Norte y nuestro mayor mercado único, que es el resto del Reino Unido”, ha explicado Dodds. «Un estatus especial con la UE es un sinsentido. Dublín no lo apoya. Bruselas tampoco y nos países miembros de la UE ni en sueños, porque abriría la caja de Pandora para movimientos independentistas de todo tipo. El único que menciona eso es el Sinn Féin».

El DUP ha sido el partido dominador de la política norirlandesa. Lo fundó en 1971 el bronco reverendo unionista Ian Paisley, que acabó sus días aceptando los acuerdos de paz y trabajando bien con su antagonista de siempre, el Sinn Féin republicano.

En las elecciones de ayer, el DUP ha aumentado sus votos en un 10% y ha obtenido diez escaños, dos más de los que tenía. También le ha ido bien la Sinn Féin, que por principios luego nunca recoge sus actas en Westminster y renuncia los escaños. Los republicanos han obtenido siete escaños, tres más, y suman un 5% más de votos.

El unionismo gana fuerza después de que en las elecciones a la Asamblea de Irlanda del Norte del pasado marzo perdiese por vez primera su mayoría, ante la crecida del Sinn Féin, que pasó de estar a diez diputados a quedarse a solo uno. Esos resultados crearon una situación de ingobernabilidad en Irlanda del Norte.