Última Hora Juana Rivas no ha comparecido hoy a la cita judicial que tenía

Internacional

«No mires a la bola de fuego»: Guam prepara a sus habitantes para la amenaza nuclear

Las autoridades de la isla estadounidense reparten instrucciones sobre cómo actuar ante un ataque nuclear en plena escalada de tensiones con Corea del Norte

Vista de la entrada de la base del ejercito del aire de EE.UU. en Guam
Vista de la entrada de la base del ejercito del aire de EE.UU. en Guam - REUTERS

Los «baby boomers», la generación de estadounidenses nacidos tras la Segunda Guerra Mundial y hasta mediados de los años 60, guardan en su memoria los años duros de la Guerra Fría: los simulacros de ataque nuclear en el colegio, el «agáchate y cúbrete» que enseñaban los profesores ante el caso de una explosión, la memorización de los refugios, el olor de las máscaras de gas. Esa amenaza atómica en blanco y negro se pinta de color estos días en Guam, la pequeña isla estadounidense en el Pacífico, en la primera línea de la escalada militar de Corea del Norte.

Entre amenazas verbales cruzadas entre el presidente de EE.UU., Donald Trump, y las autoridades norcoreanas, Pyongyang ha puesto el objetivo en la isla: esta semana detalló un plan de ataque con cuatro misiles que caerían a entre 40 y 50 kilómetros de su costa. Los misiles tardarían menos de 18 minutos en salvar los casi 3.400 kilómetros entre Guam y Pyongyang, que ha encadenado multitud de ensayos balísticos en el último año.

El aumento de la tensión ha forzado a las autoridades del territorio estadounidense a distribuir un folleto de dos páginas entre la población sobre cómo reaccionar ante un ataque nuclear. Con el nombre «En caso de emergencia. Preparación para una amenaza de misiles inminente», son dos hojas con instrucciones sobre cómo prepararse y qué hacer antes, durante y después del ataque que parecen retrotraer a otra época.

El folleto recomienda tener listo un kit de emergencia -provisiones, radio a pilas, linternas, desinfectantes, botiquín- y redactar un plan familiar sobre a dónde acudir en caso de ataque. Una vez que este se produzca, hay que «resguardarse lo antes posible bajo una estructura de hormigón o, a ser posible, bajo tierra» y prepararse para esperar al menos 24 horas o hasta que las autoridades ordenen la salida. «No mires al fogonazo o la bola de fuego, podría dejarte ciego», dice sobre la posibilidad de que una explosión sorprenda a la población a descubierto. En ese caso, hay que «tirarse al suelo y cubrirse la cabeza» y tratar de limpiarse lo antes posible para eliminar material radioactivo en el cuerpo: hay que quitarse la ropa y colocarla en bolsas de plástico cerradas y dejarlas lo más lejos posible de otras personas o de animales. Si es posible, darse una ducha tras la explosión, con mucho jabón, pero «sin frotar fuerte la piel» y no usar acondicionador en el pelo. Si los niños están el colegio en el momento de la explosión, no hay que llamar a los centros ni tratar de ir a buscarlos, ese es el lugar donde estarán más seguros.

A pesar de la divulgación de estas instrucciones, que ya se publicaron hace cuatro años en un anterior aumento de la tensión con Corea del Norte, el gobernador de Guam, Eddie Calvo, trató de tranquilizar a la población de la isla, que está «sana y salva». Recordó que «no hay cambios» en el nivel de amenaza y que «todo el mundo tiene que seguir con su vida». Mucha gente en Guam, sin embargo, estará pendiente de las quince sirenas antiaéreas repartidas en la isla.

Toda la actualidad en portada

comentarios