La madre de una de las víctimas del incendio - REUTERS

Las niñas que murieron en el incendio de un centro de menores de Guatemala estaban encerradas «bajo llave»

La puerta y las ventanas de la habitación, no mayor de cuatro metros, estaban selladas a modo de castigo

Actualizado:

La defensora de la Niñez de Guatemala, Gloria Castro, ha informado este jueves de que las niñas y adolescentes que murieron en el incendio registrado en la madrugada del miércoles en un centro para menores en los alrededores de la capital del país estaban encerradas «bajo llave» cuando se inició el fuego.

«Estaban bajo llave en un cuarto no mayor de cuatro metros», ha revelado este jueves Castro, que depende de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) de Guatemala. La defensora, según recoge el diario 'Prensa Libre', ha explicado que ninguna de las niñas habría podido salvar su vida.

Según sus declaraciones, las puertas y ventanas del Hogar Seguro Virgen de la Asunción, situado en la localidad de San José Pinula, a unos 20 kilómetros de Ciudad de Guatemala, habían sido selladas a modo de castigo después de un motín que había tenido lugar en la víspera en el que lograron escapar unos 60 adolescentes.

La Policía Nacional Civil (PNC) ha informado de que tras asegurar el perímetro del centro, lograron rescatar a 52 de ellos, que fueron localizados en los alrededores del mismo.

Un total de 34 niñas murieron en el incendio, 19 de ellas en el mismo centro, mientras que nueve fallecieron posteriormente en el hospital general San Juan de Dios y otras seis, en el hospital Roosevelt.

Tanto Castro como Harold Flores, responsable de Niñez de la Procuraduría General de la Nación, han asegurado que hubo negligencia por parte de los gestores del centro durante esta crisis.

En este contexto, el mismo miércoles el Gobierno ordenó la destitución inminente del director del centro, Santos Torres, con el objetivo de coadyuvar en la investigación, y anunció que se llevará a cabo una pesquisa paralela a nivel interno de carácter administrativo.

Ambos funcionarios han señalado que las niñas tenían que haber sido sacadas «de inmediato» del centro en cuanto se registró el humo.

Investigación

La titular de la Procuraduría General de la Nación (PGN), Anabella Morfín, ha anunciado que presentará ante el Ministerio Público un denuncia para que haya una investigación en profundidad sobre el suceso.

«Creo que todas las autoridades del Estado tenemos que tomar en cuenta que se pudo haber evitado este hecho doloroso», ha subrayado, según recoge el diario 'El Periódico'.

Morfín ha explicado que ya el miércoles la PGN ha emprendido medidas judiciales para que los adolescentes que estaban en el centro por problemas con la ley fueran separados de los que se encuentran bajo protección por problemas familiares.

Precisamente, el presidente del país, Jimmy Morales, ha lamentado en su comunicado decretando los tres días de luto que los órganos judiciales no hubieran atendido la petición de los funcionarios de separar a los jóvenes que desde el martes estaban causando problemas en el centro.

Por su parte, la procuradora adjunta de Derechos Humanos, Hilda Morales, ha indicado que la PDH ya había solicitado hace tres meses medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero obtuvo respuesta y el miércoles se envió «una comunicación de urgencia».

Algunos familiares de los internos han contado que estos se habían quejado de abusos físicos y sexuales en el Hogar Seguro, en algunos de los casos por parte de los monitores del centro.