El Secretario General de las ONU, Antonio Guterres, anuncia que no hay acuerdo alcanzado en la conferencia sobre Chipre
El Secretario General de las ONU, Antonio Guterres, anuncia que no hay acuerdo alcanzado en la conferencia sobre Chipre - EFE

Las negociaciones para la reunificación de Chipre acaban sin acuerdo y entre gritos

La conferencia de Suiza se había considerado como una «oportunidad histórica» para terminar con la separación entre griegos y turcos

Corresponsal en EstambulActualizado:

Una vez más, sin acuerdo. Las maratonianas negociaciones celebradas en Suiza durante los últimos diez días no han conseguido poner fin a la división de Chipre entre el norte turco y el sur griego, que dura ya 43 años.

El encargado de comunicar la noticia ha sido el secretario general de las Naciones Unidas, António Guterres: «Lamento mucho decirles que, pese al gran compromiso e implicación de todas las delegaciones y los diferentes partidos, la conferencia sobre Chipre ha terminado sin haber alcanzado un acuerdo».

Después de volar hasta los Alpes suizos para intervenir en las últimas sesiones, Guterres puso fin a la última reunión cuando en el reloj ya daban las de la madrugada. Al parecer, lejos del entendimiento, los ánimos estaban caldeados entre los distintos representantes y una fuente cercana a las negociaciones ha asegurado a la agencia de noticias Reuters que se llegaron a producir «gritos y drama». Poco caso hicieron, por tanto, a la llamada, producida horas antes, del vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, quien había pedido a los líderes que aprovecharan esta «oportunidad histórica».

«Desgraciadamente el acuerdo no ha sido posible y la conferencia ha concluido sin la posibilidad de encontrar una solución a este dramático y largo problema», ha añadido Guterres.

Ninguna de las partes ha querido especificar, hasta el momento, las causas del desencuentro. No obstante, los expertos apuntan a la presencia de tropas turcas en el norte de la isla como uno de los asuntos más espinosos en las negociaciones.

Los grecochipriotas exigían la salida completa de los cerca de 30.000 soldados que Turquía todavía mantiene en la isla y que se niega a retirar totalmente.

No son pocas las voces que critican que Ankara quiere mantener así sus intereses geopolíticos sobre la isla. Desde la capital turca, en cambio, alegan motivos de seguridad, pues los turcochipriotas se convertirían en minoría en una Chipre unificada. «Turquía ha sido muy constructiva», ha remarcado en las redes sociales el ministro de Exteriores turco Mevlüt Çavusoglu. Asimismo ha añadido que los esfuerzos para un acuerdo «continuarán con otros parámetros».

Chipre está dividida desde 1974, cuando el ejército turco invadió el sector norte después de que triunfara un golpe de Estado en Grecia que abogaba por anexionarse la isla.

Desde entonces todos los intentos diplomáticos para poner fin a la división y sellar una paz definitiva han acabado en saco roto, como ha vuelto a ocurrir en esta ocasión. De esta manera, la Unión Europea, a la que pertenece la Chipre griega, se ha quedado sin la que podía haber sido su primera gran alegría en los últimos y convulsos años para Bruselas.