Una multitud de manifestantes se echó a las calles enRabat
Una multitud de manifestantes se echó a las calles enRabat - EFE

La muerte de un pescadero desata una ola de protestas masivas en Marruecos

Mouhcine Fikri murió aplastado por un camión de la basura en Alhucemas cuando intentaba recuperar el pescado que le había confiscado la Policía, en un incidente que recuerda al que dió inicio a la Primavera Árabe en Túnez

RabatActualizado:

Miles de marroquíes se han manifestado este domingo en varias ciudades del país tras la muerte de Mouhcine Fikri, un pescadero que falleció aplastado en un camión de basura cuando intentaba recuperar pescado que le había confiscado la Policía. El incidente ocurrió este viernes en la ciudad de Alhucemas, en el norte del país. Tras conocerse lo ocurrido a través de las redes sociales surgieron las convocatorias para protestar contra esta «hogra», un término utilizado en el Magreb para referirse a un abuso o una injusticia cometida por las autoridades.

Las movilizaciones de este domingo están convocadas por el Movimiento 20 de Febrero, que ya tomó las calles en 2011 para exigir reformas democráticas dentro de la Primavera Árabe.

El rey Mohamed VI ha ordenado al ministro del Interior que visite a la familia de Fikri para presentar las condolencias reales. Sin embargo, el monarca se encuentra de gira por varios países africanos. Los Ministerios de Interior y Justicia han anunciado una investigación sobre lo ocurrido.

Este tipo de manifestaciones masivas son una excepción en Marruecos, un país gobernado por un sistema político en el que el rey tiene la última palabra. Las protestas de 2011 se saldaron con una serie de reformas políticas limitadas, un mayor gasto público y un endurecimiento de las políticas de seguridad.

«Nunca había visto a tanta gente en los últimos años, desde 2011 al menos», ha explicado Husin Lmrabet, un activista de la localidad de Imzouren, también en la provincia de Alhucemas, donde miles de personas han participado en el funeral de la víctima y la posterior protesta. «Todo el mundo se siente apenado por lo del camión de basura», ha añadido.

El viernes la Policía confiscó el pescado de Fikri poco después de que éste lo hubiera comprado en el puerto de Alhucemas. Las autoridades habían prohibido la venta de pez emperador esta temporada.

Según informan los medios locales, Fikri saltó dentro del camión de la basura que utilizaban los agentes para destruir el pescado confiscado para intentar recuperarlo, pero fue sorprendido y, según diversas organizaciones, los policías ordenaron a los basureros accionar el sistema de trituración del camión con Fikri dentro. La Dirección Nacional de la Seguridad Nacional (DGSN, de la que depende la Policía), ha desmentido este extremo este domingo.

Las protestas se han producido en el mismo Alhucemas y también en otras localidades de la región del Rif, considerada una región conflictiva, y también en Casablanca y la capital, Rabat, donde cientes de personas se han concentrado para corear consignas como «Mohcine ha sido asesinado, el Majzén es responsable». El Majzén es el término utilizado para referirse a la Casa Real marroquí y su entorno.

Lo ocurrido guarda gran similitud con lo que pasó en Túnez en 2011, donde un vendedor callejero, Mohamed Bouazizi, se inmoló prendiéndose fuego tras la confiscación de sus mercancías por parte de las autoridades municipales de Sidi Buzid, en Túnez. Su muerte desencadenó las protestas que pusieron fin al régimen autocrático de Zine el Abidine ben Alí.