La joven Anna Campbell, posando con el uniforme de las YPJ en Afrín
La joven Anna Campbell, posando con el uniforme de las YPJ en Afrín

Muere una joven británica enrolada en la brigada femenina kurda YPJ en Afrín (Siria)

YPJ es una brigada exclusivamente femenina de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), que tiene alrededor de 50.000 hombres y mujeres kurdos que luchan contra Daesh en el norte de del país

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Una mujer británica voluntaria de la unidad armada kurda de mujeres (YPJ) fue asesinada en AfrÍn, en Siria, la semana pasada. Se trata de Anna Campbell, de 26 años de East Sussex al suroeste de Inglaterra y que se encontraba, según su padre que es quien le ha confirmado la noticia a la BBC, en este país luchando contra los terroristas del Daesh.

Campbell, que se había teñido el cabello rubio para que no se distinguiera, es la primera mujer británica asesinada en Siria luchando junto a los kurdos y el primer ciudadano de Reino Unido en ser asesinado en la batalla por Afrín. Aparte de ella, han fallecido otros siete británicos en Siria enrolados en diferentes grupos armados.

Habría muerto en un bombardeo realizado por el ejército turco que lucha en la frontera de Siria contra grupos kurdos desde el pasado mes de enero. YPJ es una brigada exclusivamente femenina de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG), que tiene alrededor de 50.000 hombres y mujeres kurdos que luchan contra Daesh en el norte de del país. El grupo ha estado defendiendo la ciudad de Afrín, de mayoría kurda, de las fuerzas turcas respaldadas por los rebeldes sirios. Ankara considera al YPG como un grupo terrorista, una rama del proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) que ha liderado la insurgencia en Turquía durante décadas.

Campbell era fontanera y vivía en Bristol antes de partir para unirse a la milicia kurda en Siria. Sus amigos y familiares trataron de disuadirla de ir, diciendo que era demasiado peligroso.

Su padre, Dirk Campbell, aseguraba a la BBC que intentó persuadirle «quería crear un mundo mejor y que ella haría todo lo que estuviera a su alcance para hacer eso. Le dije, por supuesto, que estaba poniendo su vida en peligro, lo que ella sabía muy bien que estaba haciendo. Siento que debería haber hecho más para convencerla de que volviese, pero ella fue completamente inflexible».

En una declaración, la comandante y portavoz de la milicia YPJ, Nesrin Abdullah, que la describía como una feminista con «sinceridad y valentía», señaló que la muerte de esta británica fue una «gran pérdida». En ese comunicado asegura mostraba sus condolencias a la familia «con su alma internacional y su espíritu revolucionario, demostró el poder de las mujeres y expresó su voluntad en todas sus acciones».

Campbell habría insistido en ir a esta zona de conflicto, a AfrÍn, a pesar de que trataron de mantenerla a salvo «aunque tratamos de mantenerla lejos de la línea del frente, los ataques del estado turco fueron muy fuertes» afirma Abdullah en esta declaración.

La policía británica ha advertido en repetidas ocasiones que no debe viajar a Siria, y ha aconsejado que involucrarse con cualquier grupo armado podría llevar al arresto y al enjuiciamiento.