Michel Temer REUTERS

Michel Temer, el político que ha vivido a la sombra de la presidenta Dilma Rousseff

La conciliación y la habilidad política son algunas de las cualidades aprendidas por el nuevo mandatario de Brasil en 30 años de parlamentarismo

Actualizado:

Michel Temer, de 75 años, es un prestigioso abogado constitucionalista y un respetado mediador político, una habilidad que le falta a Dilma Rousseff, por lo que es esperado por los empresarios como el conciliador que debe detener la recesión económica.

La conciliación y la habilidad política son algunas de las cualidades aprendidas en los casi 30 años de parlamentarismo, que compensarían su escasa relevancia en las urnas. Temer llegó al Congreso casi siempre como suplente, o gracias a pactos electorales que le dieron el escaño en la estela de los grandes partidos políticos. De hecho, su carrera ha estado siempre a la sombra de Rousseff, como segundón eterno, hasta que volvió la daga contra su antigua aliada.

Temer nació en Tieté, en el interior del estado de São Paulo, en septiembre de 1940, en el seno de una familia de origen libanesa de católicos maronitas. La familia Temer llegó a Brasil en 1925, compró tierras y se dedicó a la agricultura. Michel es el último de ocho hermanos.

A pesar de ser discreto, no se ha librado de aparecer en las listas de nombres de políticos citados en casos de corrupción, incluso en el escándalo de Petrobras. Es cuestionado también por los mismos delitos que implican a Rousseff en el juicio político, como la firma de decretos para ampliar el presupuesto sin consultar al Congreso. Es también juzgado en el proceso del Tribunal Electoral que cuestiona las donaciones recibidas por él y por Rousseff en la campaña presidencial de 2014.

Su estilo discreto le ha valido el apodo de «mayordomo de película de terror».

Actualmente, Temer vive su tercer matrimonio con la exmodelo y abogada Marcela, 43 años más joven, y madre del menor de sus cinco hijos, casi todos adultos y mayores que ella.