Atropello Nueva York Al menos un muerto y 22 heridos después de un atropello en Times Square (Nueva York)

La Policía descartó el móvil terrorista y dijo que el conductor «perdió el control» porque iba ebrio

El autor de los hechos, Richard Rojas, de 26 años, tenía antecedentes por conducir borracho

Imágenes del atropello que se ha producido en Times Square (Nueva York) - Reuters
Javier Ansorena Corresponsal En Nueva York - Actualizado: Guardado en: Internacional

Times Square, uno de los puntos neurálgicos de Nueva York, ha sido este jueves el escenario de una tragedia en un incidente propio de película hollywoodiense. Un coche que circulaba por la Séptima Avenida, a la altura de la calle 42, dos de las principales arterias de la ciudad, dio un giro de 180 grados y se coló desbocado por la acera de la avenida en sentido contrario, hasta llegar a la calle 45, donde se incrustó contra un pilote metálico.

En su camino, sembró el pánico en una de las zonas más atestadas de la Gran Manzana, en una de sus horas punta de viandantes, poco antes de las doce del mediodía (cerca de las seis de la tarde hora española), la hora del almuerzo. Su vehículo derribó cuerpos como figuras de un tablero en las tres manzanas que sufrieron la tragedia, que se saldó con una víctima mortal y 22 heridos, cuatro de ellos en estado crítico.

El autor del incidente fue identificado como Richard Rojas, vecino del barrio norteño del Bronx, de 26 años y con un historial policíaco que incluye dos detenciones por conducir bajo los efectos del alcohol. Rojas fue además arrestado la semana pasada por poner un cuchillo en el cuello de una persona que acudió a su casa a exigir un pago.

Hora y media después de la tragedia, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, compareció en el lugar de los hechos y recalcó que, por el momento, no había «ninguna indicación de que se trate de un acto de terrorismo», aunque todas las hipótesis se mantienen abiertas. La más probable es que el incidente tenga que ver con conducción bajo la la influencia del alcohol o las drogas.

Tras estrellar su coche, que quedó medio volcado, Rojas salió hecho una furia, como captaron las cámaras de algunos viandantes. Se lanzó a correr, entre saltos, con los brazos extendidos y la expresión desfigurada, enajenada. Trató de agredir a uno de los policías que fue en su búsqueda y acabó con su camiseta hecha trizas tras un forcejeo con varios agentes que acabó en su detención.

Según «The New York Post», la identidad de la única víctima mortal es Alyssa Elsman, de 18 años, una de las miles de turistas que noche y día se acercan a Times Square a ver el espectáculo de sus rascacielos tatuados con pantallas gigantes y otras atracciones para visitantes, como los teatros de Broadway.

Elsman, estadounidense de Michigan, se encontraba con su familia de visita en la Gran Manzana. Su hermana pequeña, de 13 años, resultó también herida en la tragedia.

La fallecida había visitado la escalinata roja de Times Square, una plataforma ubicada en la parte norte de la plaza, desde la que los turistas retratan las luces y los anuncios de uno de los espacios públicos más famosos del mundo.

El coche que acabó con su vida se estrelló a solo una manzana de esta zona. Si los pilotes metálicos no hubieran detenido el avance de Rojas, la tragedia podría haber sido mucho peor.

A partir de esa manzana la acera deja paso a un espacio peatonal más amplio, un hervidero continuo en el que se mezclan turistas, oficinistas con prisa, vendedores de entradas para espectáculos de Broadway y un universo de buscavidas callejeros, desde el famoso cowboy ataviado con un tanga al ejército de muñecos disfrazados con personajes del cine que ofrecen una fotografía a cambio de una propina.

Las autoridades españolas en Nueva York no tienen hasta ahora constancia de que haya algún español entre las víctimas.

Toda la actualidad en portada

comentarios