Matteo Renzi (C) Secretario del Partido Demócrata, llega al lugar del evento electoral del Partido Demócrata en Roma | Vídeo: El Movimiento 5 Estrellas gana las elecciones en Italia pero no podrá gobernar en solitario - EFE

Matteo Renzi dimite como líder del Partido Democrático tras su debacle en las elecciones italianas

El ex primer ministro rechaza los pactos con fuerzas «extremistas» y aboga por pasar a la oposición

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Matteo Renzi ha presentado su dimisión como líder del Partido Democrático (PD), el gran derrotado de las elecciones generales de este domingo. Renzi lo ha anunciado este lunes en una rueda de prensa en la que ha reconocido que su formación ha sufrido «una derrota clara» y se ha mostrado contrario a que su formación llegue a pactos postelectorales con «partidos extremistas» y abogó por que permanezca en la oposición al próximo gobierno que se forme.

En su opinión, hace falta «abrir una nueva página en el partido». «Es obvio que después de este resultado yo deje la dirección del partido», explicó el ex primer ministro italiano, que ya ha pedido al presidente del partido, Marteo Orfini, la convocatoria de una asamblea congresual para decidir quién será el próximo secretario general. Según explicó, eso se producirá cuando se complete la formación del nuevo Parlamento y del Gobierno del país.

El también exalcalde de Florencia ya había dicho anteriormente: «Solo querían echarme, cazar a la presa y después hacerse con el partido. Lo han logrado, sin preocuparse de que el PD era el único partido que sostenía el sistema». Con esta amarga declaración parecía dejar pocas dudas de que abandonaría el cargo, aunque había dicho durante la campaña que incluso con una derrota seguiría al frente del partido.

Pero Renzi no se esperaba esta debacle. «Con menos del 20 % de votos no tengo alternativas, no puedo permanecer: debo ser coherente con mi historia. No estoy interesado a mi destino personal. Puedo ser también un sencillo senador», comentó Matteo Renzi (43 años) esta madrugada en la sede del partido, rodeado de sus más fieles que le imploraron que continuara, aunque su respuesta no pudo ser más pesimista: «Con esta derrota, no creo que tenga otras alternativas».

El desastre electoral del PD es consecuencia en buena medida de la guerra civil que hubo en el partido en el pasado año, lo que causó la escisión del ala más izquierdista. Estos formaron una lista electoral, Libres e Iguales, que ha sufrido también una sonora derrota.

El hasta ahora presidente del Senado, Pietro Grasso, quien encabezaba la lista, ha sido humillado por sus propios paisanos en Sicilia: Se presentaba en un colegio de Palermo y ni siquiera obtuvo el escaño en su colegio. La misma humillación sufrió el exprimer ministro, Massimo D’ Alema, gran enemigo de Matteo Renzi, el político que más ha maquinado para echar a Matteo Renzi. En su tierra, en la región de Apulia, D’ Dalema fue cuarto en su colegio electoral, con solo el 4 % de los votos. Un desastre.

El ministro Martina, posible sucesor de Renzi

La dimisión del secretario del PD se ha anunciado durante una rueda de prensa protagonizada esta tarde por el propio Renzi, aunque la agencia italiana ANSA ya la daba por segura a mediodía. El portavoz de Renzi, Marco Agnoletti, se había limitado a comentar en Twitter que él no tenía conocimiento de esa dimisión, al tiempo que remitía a la rueda de prensa que esta tarde, prevista para las cinco.

En la jornada de la debacle del partido, el secretario del PD ha obtenido al menos una satisfacción en el colegio electoral de Florencia donde se presentaba como candidato a senador: el exalcalde de la capital toscana ha obtenido el 44,11 % de los votos, por delante del candidato de la Liga Norte, el economista de Alberto Bagnai, muy hostil al euro, que ha obtenido el 24,5 %. Fue alcalde de Florencia hasta el 2014, sustituyendo al primer ministro Enrico Letta en el Palacio Chigi en febrero 2014. Después, tras su gran fracaso en el referéndum constitucional de diciembre 2016, dimitió como primer ministro.

El desmentido del portavoz de Renzi, señalando textualmente que «a nosotros no nos resulta» (la dimisión), es un reflejo de la confusión que reina en el Partido Democrático tras su debacle. En la sede del PD de Roma se plantea ya como hipótesis la convocatoria de una asamblea nacional para elegir al sucesor de Renzi. El nuevo secretario general del PD podría ser el actual vicesecretario de Renzi, Maurizio Martina, actual ministro de Políticas Agrícolas. Podría ser un candidato de consenso.