Un equipo de emergencia traslada a un adolescente afectado por los gases lacrimógenos durante una protesta opositora el martes en Caracas
Un equipo de emergencia traslada a un adolescente afectado por los gases lacrimógenos durante una protesta opositora el martes en Caracas - AFP

Maduro ordena acabar con las protestas en ocho días

El gobernador opositor Henrique Capriles asegura que las fuerzas de seguridad han sido conminadas a «robar teléfonos y cámaras» a periodistas y manifestantes

Corresponsal en CaracasActualizado:

Nicolás Maduro ha decidido acabar pronto con la ola de protestas antigubernamentales cuando se cumplen 61 días de su inicio. La oposición ha convocado este miércoles otra megamarcha, que en esta ocasión pretende llegar a la Cancillería, en el centro de Caracas. En ambas partes el objetivo es arreciar la confrontación. El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, ha asegurado que el presidente venezolano ha dado la orden a los cuerpos de seguridad del Estado de «acabar con las protestas en ocho días».

Al mismo tiempo, el líder opositor ha señalado que los efectivos de la Guardia y Policía Nacional Bolivariana han sido instados a «robar teléfonos y cámaras a periodistas, fotógrafos y a todo manifestante que encuentren a su paso». Los hechos denunciados por el dos veces candidato presidencial (2012 y 2013) se han producido durante los dos meses de intensas protestas de la mayoría opositora. También se ha denunciado la presencia de francotiradores y el uso de canicas, cristales y hierros para disparar contra los manifestantes.

Capriles a los periodistas: «Si ve que atacan a un grupo, grábelos y haga fotos para identificarlos»

El mismo Maduro y su ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, han anunciado la entrada en vigor de la segunda fase del Plan Zamora, que consiste en arreciar la represión contra las marchas para atemorizar a los manifestantes.

Capriles agregó que los uniformados también pretenden quitar objetos personales como mochilas y dinero, por lo que pidió a los manifestantes que asistan a las movilizaciones sin bolso o dinero y no tengan a la vista el teléfono. A su vez, exhortó a los medios de comunicación que realicen su trabajo con precaución. «Si usted ve que están atacando a un grupo, grábelos y haga fotos al uniforme para identificar el nombre. La Justicia tiene que llegar».

Para Capriles esta es la estrategia de la «cúpula corrupta» para frenar la presión de la calle y generar miedo en la población. «El miedo se enfrenta con mucha gente. Si andamos en grupos numerosos, no tendrán la capacidad para atacar».

Reunión de cancilleres en la OEA

La marcha de este miércoles hasta el Ministerio de Relaciones Exteriores, a tres manzanas del Palacio de Miraflores (sede del Ejecutivo), coincide con el propósito de la Organización de Estados Americanos (OEA) de discutir dos resoluciones sobre Venezuela.

Capriles confió en que millones de personas se movilicen para demostrar al mundo que Venezuela exige un cambio democrático, así como la apertura de un canal humanitario, la liberación de los presos políticos, respeto al Parlamento y cese de inhabilitaciones. También adelantó que en la reunión de la OEA se planteará el «fraude» de la Constituyente y se tomará una decisión al respecto.