Agentes en los alrededores del Supremo de Venezuela, en Caracass. | Vídeo: Maduro amenaza con utilizar "las armas" para liberar a la "patria" venezolana - EFE

VenezuelaUn helicóptero de la policía ataca a balazos el Supremo venezolano

Un inspector de la policía científica de Venezuela, identificado como Oscar Pérez, ha sobrevolado la sede del Supremo en Caracas en un helicóptero de este cuerpo de seguridad con un mensaje por la «libertad» del país

MadridActualizado:

Un inspector de la policía científica de Venezuela, identificado como Oscar Pérez, ha sobrevolado la sede del Supremo en Caracas en un helicóptero robado de este cuerpo de seguridad, con un mensaje por la «libertad» del país y más tarde pidió a través de un vídeo la renuncia del presidente, Nicolás Maduro.

El ministro de Interior y Justicia de Venezuela, Néstor Reverol, ha afirmado hoy que su país ha emitido una orden de captura internacional roja contra el agente policial que este martes secuestró un helicóptero con el que sobrevoló, disparó y lanzó granadas contra el Supremo y el Ministerio de Interior: «Ya hemos librado orden de captura contra este individuo y su difusión roja internacional a través de Interpol (Organización Internacional de Policía Criminal)», ha apuntado Reverol a través del estatal VTV.

Por su parte, el titular de Comunicación venezolano, Ernesto Villegas, ha explicado que la aeronave fue hurtada de la base aérea militar de La Carlota, en Caracas, y que el responsable es Óscar Pérez, inspector adscrito a la división de transporte aéreo de la policía científica (CICPC).

En cadena obligatoria de radio y televisión el ministro ha señalado que «el complotado» voló la aeronave hasta el Ministerio de Interior en el centro de la capital y «efectuó alrededor de 15 disparos contra la edificación», mientras en la terraza de ese organismo se realizaba un "agasajo" con unas 80 personas. Luego, se dirigió a la sede del Poder Judicial donde «fueron efectuados disparos y lanzadas al menos cuatro granadas de origen colombiano y fabricación israelí, de las cuales una no estalló y fue colectada».

El agente del cuerpo de investigaciones científicas (CICPC) fue fotografiado junto a otros uniformados a bordo de la aeronave con una pequeña pancarta en la que se leía «350 libertad» en alusión al artículo de la Constitución que llama a desconocer «cualquier régimen» que contraríe las garantías democráticas.

«Devolver el poder al pueblo»

Mientras se producía el sobrevuelo se difundió a través de la cuenta en Instagram de Pérez un vídeo en el que se le observa leyendo un escrito y dando la cara, acompañado de otros cuatro uniformados encapuchados, en el que pide a los venezolanos ir «a cada base militar» del país.

«Somos una coalición entre funcionarios militares, policiales y civiles en la búsqueda del equilibrio y en contra de este Gobierno transitorio criminal. No pertenecemos ni tenemos tendencia político partidista, somos nacionalistas, patriotas e institucionalistas», leyó el inspector.

3/5 para que se unan a esta fuerza de lucha y salgamos a la calle; en Caracas al Fuerte Tiuna y en el Interior del País a cada base militar para reencontrarnos con nuestra fuerza armada y juntos recuperemos nuestra amada VENEZUELA. En éste día estamos realizando un despliegue aéreo-terrestre con el único fin de devolver el poder al pueblo democrático, y así cumplir y hacer cumplir las leyes, para reestablecer el orden constitucional. Es por ésto que nos adherimos...

Una publicación compartida de OSCAR PEREZ (@oscarperezgv) el

Asimismo, ha asegurado que se está realizando un «despliegue aéreo y terrestre» para «devolver el poder al pueblo democrático» y así «cumplir y hacer cumplir las leyes para restablecer el orden constitucional». También pidió al presidente Maduro su «renuncia inmediata» junto a su tren ministerial «y sean convocadas de manera inmediata elecciones generales».

Indicó que es deber de los funcionarios de seguridad del Estado desarticular las «bandas paramilitares» y señaló que «este combate» es «en contra de la impunidad impuesta por este gobierno», en «contra de la tiranía» y «contra la muerte de jóvenes que luchan» por sus derechos.

Pérez hizo un llamado «a todos los venezolanos, de oriente a occidente, de norte a sur para que nos acompañen en esta fuerza de lucha y salgamos a la calle, en Caracas al Fuerte Tiuna, y en el interior del país a cada base militar». Señaló que esto se haría para que los venezolanos se reencuentren «como hermanos» con las fuerzas armadas «y juntos recuperemos nuestra hermosa Venezuela».

En el momento en que el helicóptero sobrevoló la sede del Supremo se escucharon algunas detonaciones, según testimonios de los habitantes de la zona publicados en las redes sociales.

Maduro acusa a la oposición

Maduro señaló que ya fueron desplegadas «fuerzas especiales» para dar con »el helicóptero y a los que han hecho este ataque terrorista» y aseguró que «las primeras informaciones» apuntan a que el agente del CICPC era «el piloto del exministro» Miguel Rodríguez Torres que recientemente se ha manifestado en contra del Gobierno.

El presidente culpó al partido opositor Primero Justicia de tomar «un rumbo de violencia» y dijo que sus principales líderes «están al frente de todos los hechos violentos» que se han conocido. Dijo que espera que la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se pronuncie sobre este hecho y que el Ministerio Público, ahora crítico al Gobierno, «de un paso adelante a un nivel de equilibrio y de justicia» y tome «cartas en el asunto». Entretanto, las inmediaciones del Supremo en el oeste de Caracas fueron resguardadas con cordones policiales.

El presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, Maikel Moreno, ha asegurado por su parte que el «ataque» llevado a cabo desde un helicóptero de la Policía que había sido robado previamente es un atentado «terrorista». «No se puede llamar de otra forma sino terrorismo», ha señalado Moreno en un comunicado difundido desde el órgano judicial. Si bien ha asegurado que no ha habido que lamentar daños personales, ha reiterado su rechazo a «cualquier tipo de manifestación o acción violenta que ponga en peligro la integridad de las personas, provoque daños materiales y cercene los derechos de los ciudadanos y ciudadanas».