Simpatizantes del Gobierno participan en una concentración a favor de la constituyente
Simpatizantes del Gobierno participan en una concentración a favor de la constituyente - EFE

Maduro anuncia que retrasa la Constituyente y la fiscal investigará el fraude

La Guardia Nacional Bolivariana tomó un salón del Parlamento venezolano. La oposición dice que no desalojará el edificio

Actualizado:

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció hoy que la Asamblea Nacional Constituyente se instalará el próximo viernes y no el jueves como estaba previsto, debido a que se debe esperar la proclamación de algunos ganadores que no han sido adjudicados por el Poder Electoral.

Para que «se organice bien, en paz, con tranquilidad y todo el protocolo necesario el próximo viernes, a las 11 de la mañana (15.00 GMT) para permitir la proclamación de 35 constituyentes que deben proclamar entre hoy y mañana», explicó el mandatario durante un acto oficial con los constituyentes en Caracas.

Además, Maduro afirmó que esto permitirá que se despejen «amenazas» que, afirmó, pesan sobre la instalación de esta junta, prevista en el Palacio Federal Legislativo, sede del Parlamento de contundente mayoría opositora.

Pese a que durante la campaña se afirmó que esta ANC se instalaría en el palacio legislativo, Maduro indicó que esos son «temas» que se encuentran en «debate», aunque infirió que «seguramente» esta propuesta será aprobada.

Durante la noche de este miércoles la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) tomó un salón del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, como parte de los preparativos de seguridad ante la instalación de la ANC, dijo a Efe una fuente cercana al Legislativo. El presidente del Parlamento, el opositor Julio Borges, señaló que los agentes perdían el tiempo y aseguró que los diputados se mantendrán trabajando en la sede legislativa.

La ANC es un órgano plenipotenciario que se instalará en la sede del Poder Legislativo y podrá eliminar la inmunidad parlamentaria y depurar las instituciones del Estado críticas con el Gobierno; y es vista por la oposición como una forma de Maduro de «consolidar la dictadura» en Venezuela. Esta junta fue electa en medio de una crispación política y social y de una oleada de manifestaciones que inició el pasado 1 de abril y que se salda con al menos 121 fallecidos.

La Fiscalía investigará el fraude electoral

La Fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, anunció también ayer miércoles la apertura de una investigación sobre la presunta manipulación de los resultados de la votación para la Asamblea Nacional Constituyente del pasado domingo, que implica a cuatro rectoras del Consejo Nacional Electoral (CNE).

«He ordenado investigar si estamos en presencia de un delito, incluso de lesa humanidad. Por eso, designé a dos fiscales para investigar a cuatro rectoras del CNE por este hecho escandaloso», afirmó Ortega en una entrevista con la cadena CNN, después de que la empresa a cargo del sistema de voto en la elección denunciara una manipulación de las cifras de participación. «Estamos evaluando también acudir a organismos internacionales, una vez estamos frente a posibles delitos de lesa humanidad», agregó la fiscal.

Según el Consejo Nacional Electoral de Venezuela, 8.089.320 personas -el 41,53 % del censo- participaron el domingo en una jornada de votación que estuvo marcada por las protestas y la muerte en disturbios de al menos diez personas. Sin embargo, Antonio Múgica, consejero delegado de Smartmatic, compañía que instaló unas 24.000 máquinas de voto electrónico en Venezuela, afirmó hoy que las cifras oficiales sobrestiman el número de ciudadanos que acudieron a las urnas en al menos un millón de votos. «Calculamos que la diferencia entre la participación real y la anunciada por las autoridades es de al menos un millón de votos», dijo Múgica.

Para Ortega, «este anuncio es bien grave porque señaló que hubo manipulación de cifras», y hay que medir el alcance de este hecho, que representa, a su juicio, «un elemento más del proceso fraudulento e inconstitucional» de la convocatoria de la Constituyente. La titular del Ministerio Público solicitó además una nueva auditoría con «expertos nacionales e internacionales, pero sin las rectoras de CNE porque ellas son las primeras cuestionadas», con el fin de determinar responsabilidades.

Ortega ha rechazado la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) por considerarla una «ambición dictatorial» del chavismo y ha denunciado que debía «ser convocada por el pueblo» y no por el presidente Nicolás Maduro, lo que la ha convertido en una de las voces más críticas a este proceso. «Tengo que responderle al país para darle seguridad porque esta Constituyente tiene atribuciones infinitas», sostuvo hoy Ortega al señalar que a partir de que asuma sus funciones la nueva Asamblea, lo que está previsto para el viernes, se «tendrá un organismo con superpoderes». Además, instó a revisar medidas para paralizar que sea constituida, al estimar que es posible que «ni un 15 % de los electores haya votado».