WIKIPEDIA

«La madre de Satán», el explosivo preferido de Daesh

Empresas de Turquía, Rusia, Bélgica o Estados Unidos habrían distribuido a la banda terrorista los componentes necesarios para la fabricación semi-industrial de estos explosivos artesanales

Actualizado:

Es un polvo blanco, discreto, fácil de fabricar y altamente mortífero. En Bruselas, como en la Bataclan de París o en los distintos frentes de la guerra de Siria, el TATP, conocido por los yihadistas como «la madre de Satán», es el explosivo fetiche del autodenominado Estado Islámico o Daesh. Los artefactos TAPT son muy difíciles de detectar, y altamente peligrosos.

«Quince kilos de explosivos TATP, 150 litos de acetona, 30 de agua oxigenada, varios detonadores, una maleta llena de clavos y tornillos» han sido encontrados en un apartamento que utilizaban los terroristas suicidas en Bruselas, ha informado este miércoles el fiscal federal belga, Frédéric Van Leeuw.

Descubierto a finales del siglo XIX por un químico alemán, el peróxido de acetona (TATP en sus siglas en inglés) es un explosivo artesanal obtenido mediante la mezcla de acetona, agua oxigenada y ácido, productos fáciles de encontrar en el mercado.

Con esta mezcla se obtiene los polvos compuestos por cristales blancos, que en una deflagración expele gas extremadamente abrasivo.

Estos últimos años, en Irak y Siria, se han multiplicado los laboratorios de estos materiales explosivos.

En un informe publicado en febrero, la ONG Conflict Armament Research ha dibujado un mapa de 51 sociedades extendidas por más de 20 países, como Turquía, Rusia, Bélgica o Estados Unidos, que habrían distribuido al Daesh los componentes necesarios para la fabricación semi-industrial de estos explosivos artesanales.

«Al contrario de lo comentado estos meses, con ver un tutorial en internet no basta», asegura un especialista en explosivos a la agencia France Press. Sugiere que los terroristas fueron instruidos en esta práctica durante su viaje a Siria e Irak.