Emmanuel Macron y su Gobierno al completo
Emmanuel Macron y su Gobierno al completo - AFP

Macron da prioridad a la ley para moralizar la vida pública

El presidente francés visita este fin de semana a las tropas desplegadas en Mali

Actualizado:

A los doce días de ser elegido presidente de la República, Emmanuel Macron lanza dos proyectos llamativos: «moralizar la vida pública» y «refundar la UE», cuando los primeros sondeos anuncian el presunto fin de un estado de gracia que ha durado menos de 3.000 horas. Consciente de que su partido, ¡En Marcha!, deberá revalidar su victoria personal, en las elecciones legislativas del 11 y el 18 de junio próximos, el presidente ha pedido a su ministro de Justicia, François Bayrou (centrista, antiguo delfín de Valery Giscard d’Estaing), un proyecto de ley destinado a moralizar la vida pública «con extrema urgencia». Se trata de cumplir una promesa electoral y ofrecer a sus ministros y candidatos a diputados una percha política contra la corrupción (alusiones a los problemas de Le Pen y Fillon), en defensa de la «renovación» y «modernización» de la vida política nacional.

Con variantes no siempre significativas, la «refundación» de la UE es un clásico de las relaciones franco-alemanas, tras el primer encuentro de los presidentes de Francia con el o la canciller de Alemania. Chirac, Sarkozy y Hollande nunca consiguieron imponer a Merkel el eterno proyecto francés de un «gobierno político» de la zona euro. Está por ver si la «refundación» de Macron tiene otras perspectivas.

Tras su primer consejo de ministros, en la mañana de ayer, Macron visitará este fin de semana a las tropas francesas estacionadas en Mali, en el marco de la lucha global contra el yihadismo. Será el prólogo y su «tarjeta de presentación» en la cumbre de la OTAN del día 25, con un primer encuentro con el presidente Trump.

Macron deberá esforzarse para recuperar el viento a favor. A los diez días de su elección, Nicolas Sarkozy (2007) y François Hollande (2012) todavía contaban con una cota del 59% y el 58% de opiniones positivas y confianza. Pero según un sondeo publicado ayer por «Les Echos», Macron solo tiene ahora un 45% de opiniones positivas y confianza. Y la cota de su primer ministro todavía es más baja.