Londres investiga si la filtración masiva de datos de Facebook benefició al Brexit

Los partidarios del «Leave» contrataron a Cambridge Analytica pero aseguran que no hizo ningún trabajo

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

El Reino Unido investiga si el escándalo de la filtración masiva de datos de Facebook ha podido beneficiar a la campaña a favor del Brexit en el referéndum celebrado en 2016. El asunto es turbio porque en un principio la empresa Cambridge Analytica afirmó repetidas veces que trabajó con la organización «Leave.eu», que articuló el movimiento que apoyaba la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, pero luego negó por completo cualquier colaboración con el grupo liderado por Nigel Farage y el millonario Arron Banks. Sus principales valedores también se han contradicho con el papel que Cambridge Analytica jugó para para influir en la población británica durante los meses anteriores a la votación clave.

Por este asunto el regulador británico para la protección de datos ha abierto una investigación sobre las actividades de esta compañía y ha pedido una orden judicial para poder acceder a su sede y registrar sus ordenadores en busca de potenciales delitos cometidos. Su comisaria Elizabeth Denham reclama directamente a Facebook suspender su propia auditoría interna.

El ya ex consejero delegado de Cambridge Analytica, Alexander Nix, tuvo que dar marcha atrás en febrero ante una comisión parlamentaria que investigaba las «fake news» (noticias falsas) al asegurar que su compañía no fue contratada por «Leave.eu» ni por ninguna otra campaña durante el referéndum. «No trabajamos con ellos -dijo entonces Nix-, no realizamos ningún trabajo pagado o no pagado, ni tuvimos una relación formal con Leave.eu».

La arrogancia de Nix

Pero eso no es lo que aseguraba en febrero de 2016 en un artículo en la revista británica «Campaign» sobre cómo había ayudado a Ted Cruz a vencer a Donald Trump en las primarias republicanas del Estado de Iowa. En esa columna se jactaba también de haberse «asociado con Leave.eu» para ayudar a los defensores del Brexit a «comprender mejor y comunicarse con los votantes del Reino Unido».

Ante este comité reculó el mes pasado y señaló que el artículo fue redactado entonces por «un consultor de relaciones públicas un poco exagerado: fue un error» argumentó. No es esta la única conexión que hay entre las dos partes implicadas. Un empleado de Cambridge Analytica, su directora de desarrollo de negocios Brittany Kaiser, participó en uno de los eventos de lanzamiento de la campaña antieuropeísta.

«Leave.ue» citó expresamente a Cambridge Analytica en sus documentos. Banks, el financiador de la campaña, aseguró que «contrató a Cambridge Analytica, una compañía estadounidense que usa “big data” de forma muy avanzada para influir en las personas». Pero ayer lo negaba todo: «Finalmente nunca hizo ningún trabajo, remunerado o no, para la campaña», aseguraba a Reuters.