El líder liberal, Tim Farron, en un acto electoral en Liverpool el pasado 15 de mayo
El líder liberal, Tim Farron, en un acto electoral en Liverpool el pasado 15 de mayo - REUTERS

Los liberales británicos prometen un segundo referéndum sobre el Brexit

Aunque son el único partido europeísta suben discretamente en los sondeos

Corresponsal en LondresActualizado:

El Partido Liberal Demócrata, una formación bisagra de centro, se ha convertido en el único que enarbola abiertamente la bandera europeísta, con convicción y sin subterfugios. Este miércoles presentó su programa electoral y la promesa estrella es la celebración de un segundo referéndum sobre la UE. También proponen legalizar el cannabis y gravarlo fiscalmente, medida con la que calculan que se recaudarían mil millones de libras, que destinarían «a reforzar a la policía».

A pesar de que la permanencia cayó derrotada en la consulta por 3,7 puntos, contó con el apoyo de 16,1 millones de británicos, una cifra de apoyo que jamás ha alcanzado ningún primer ministro en unas elecciones. A priori, esgrimir una propuesta europeísta podría suponer una gran baza electoral si se logra llegar a ese público. Pero el Partido Liberal Demócrata no parece que vaya a protagonizar la escalada prevista, muchos votantes de centro o centro-izquierda no perdonan todavía su Gobierno de coalición con Cameron entre 2010 y 2015, o su sonado incumplimiento de su promesa de no subir las matrículas universitarias.

En las generales de 2015, todavía bajo el liderazgo del valioso Nick Clegg, se desplomaron: cayeron de 57 diputados a solo 8, con un 7,9% de los votos. Según los últimos sondeos se recuperan un poco, pero no demasiado: un 9% en intención de voto.

El nuevo líder de la formación es Tim Farron, de 46 años, un inglés norteño licenciado en Políticas en Newcastle, casado, padre de cuatro hijos y cristiano renacido. De apariencia cachazuda, muy rubio y con un rostro expresivo y peculiar, resulta un líder más directo y coloquial que Clegg, pero también menos sofisticado intelectualmente. La prensa de izquierdas ha reprochado a Farron que en su día se declaró contrario al aborto y que en su condición de anglicano consideró pecaminosas las relaciones homosexuales. Farron ha evitado el tema. Portavoces del partido aseguran que ha «evolucionado» y ha mudado sus puntos de vista.

Lo que proponen los liberales es que cuando se alcance un nuevo acuerdo con la UE, sea sometido a referéndum, incorporando también la opción de elegir continuar en la Unión Europea, que recomiendan como la más adecuada. «Daremos la ocasión al pueblo británico de expresar una opinión final. El Brexit es la mayor lucha de nuestro país en una generación y debemos tener derecho a opinar», argumentó Farron.

Guiños sociales

En su programa hacen también algunos guiños sociales, como rebajas en los transportes para los jóvenes entre 16 y 21 años, o la construcción de 300.000 nuevas viviendas al año. Para financiar sus propuestas proponen subir un punto el impuesto de la renta y elevar al 20% el de sociedades. Más impuestos, pero sin llegar a los extremos de Corbyn.

Los conservadores han desdeñado el programa liberal señalando que es un partido que de tocar poder lo haría de la mano de los laboristas, lo que a su juicio supondría «la coalición del caos». De todas formas, en la jornada de campaña del miércoles el asunto más comentado no fue el programa liberal, sino la negativa de May, a preguntas directas de la BBC, a ratificar a Philip Hammond, el ministro de Economía, en su puesto una vez pasadas las elecciones.