El ministro de Exteriores italiano,Paolo Gentiloni (centro), el secertario de Estado de EE.UU., John Kerry (izda.) y el enviado especial de la ONU para LIbia, Martin Koble, ayer en Roma
El ministro de Exteriores italiano,Paolo Gentiloni (centro), el secertario de Estado de EE.UU., John Kerry (izda.) y el enviado especial de la ONU para LIbia, Martin Koble, ayer en Roma - REUTERS
CUMBRE INTERNACIONAL

Kerry anuncia en Roma que en 40 días habrá un gobierno de unidad en Trípoli

El 16 de diciembre los componentes moderados de los dos gobiernos rivales firmarán en Marruecos, junto a otras facciones independientes, un acuerdo para la unidad nacional, en el que las Naciones Unidas llevan trabajando más de un año

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

La comunidad internacional llegó ayer en Roma a un acuerdo para un gobierno de unidad nacional en Libia, un país clave para la estabilidad en el Mediterráneo y para evitar el flujo descontrolado de inmigrantes. En Trípoli habrá un gobierno reconocido por la comunidad internacional dentro de 40 días. Lo anunció ayer el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, al término de la cumbre internacional sobre Libia en la capital italiana. «Hay listo un plan para garantizar la toma de posesión del gobierno: es lo que quieren los libios. El vacío de poder ha sido ocupado por los extremismos».

«El vacío de poder en Libia ha sido ocupado por los extremismos»John Kerry

En la cumbre participaron 17 países, entre ellos los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, más Italia, Alemania, España, numerosas naciones de la región y una delegación de 15 representantes de los dos parlamentos con que cuenta ahora mismo Libia, el de Tobruk y el de Trípoli, con dos gobiernos enfrentados.

Fecha clave

En la mente de todos los participantes en la cumbre de Roma hay una fecha clave: el 16 de diciembre los componentes moderados de los dos gobiernos rivales firmarán en Marruecos, junto a otras facciones independientes, un acuerdo para la unidad nacional, en el que las Naciones Unidas llevan trabajando más de un año. La urgencia está motivada, sobre todo, por el temor de que Daesh, infiltrado ya en Libia, pueda acercarse demasiado a los pozos de petróleo libios. Pensando en estos terroristas y en algunas facciones extremistas de Libia, el secretario de Estado norteamericano advirtió: «Hay quienes dentro y fuera de Libia trabajan para hacer fracasar el acuerdo. Quien desea hacer fracasar el acuerdo, pagará un caro precio. La única base legítima para un futuro de Libia es este gobierno de unidad nacional».

Los participantes en la conferencia de Roma han expresado en un comunicado el «fuerte apoyo a la soberanía, integridad territorial y cohesión social de Libia, rechazando cualquier interferencia extranjera». El comunicado subraya que «es esencial un gobierno de unidad nacional para afrontar, con la comunidad internacional, la crítica situación humanitaria, económica y de seguridad del país, comprendido Daesh, otros grupos extremistas y organizaciones criminales empeñadas en varias formas de contrabando, incluido el tráfico de seres humanos».

Desde la caída del dictador Gadafi, Libia esta sumida en el caos, con grave riesgo para la estabilidad de la zona. Con una población que supera los 6 millones de habitantes, casi 2,5 se encuentran en una situación crítica desesperada de ayuda humanitaria, según la ONU. Hay, además, miles de inmigrantes, sobre todo subsaharianos, que viven en condiciones infrahumanas esperando embarcarse con destino a Europa.