Julian Assange, en la Embajada de Ecuador en Londres, en una foto del 19 de mayo de 2017
Julian Assange, en la Embajada de Ecuador en Londres, en una foto del 19 de mayo de 2017 - Efe

Julian Assange tiene «los días contados» en la Embajada de Ecuador, según Rafael Correa

El expresidente ecuatoriano augura la salida del fundador de Wikileaks de la legación ecuatoriana en Londres porque el actual gobierno «está entregado a Estados Unidos»

MadridActualizado:

Julian Assange tiene «los días contados» en la Embajada de Ecuador en Londres. Así lo aseguró este jueves el expresidente ecuatoriano Rafael Correa, durante un encuentro con los medios en el Club Internacional de Prensa de Madrid, donde auguró la salida del fundador de WikiLeaks de las instalaciones de la legación diplomática, donde se encuentra refugiado desde el 19 de junio de 2012, porque el gobierno de su sucesor al frente del país sudamericano, Lenín Moreno, está «entregado a Estados Unidos».

«A la primera presión de Estados Unidos, lo botan de la Embajada», aseguró Correa, que presidió Ecuador entre 2007 y 2017 y que se encuentra de visita en España, donde ha ofrecido charlas en universidades y se ha reunido con inmigrantes ecuatorianos, entre otras actividades.

Rafael Correa, en Madrid
Rafael Correa, en Madrid- Efe

Assange permanece en la Embajada ecuatoriano por temor a ser detenido por las autoridades del Reino Unido, que se negaron a darle un estatus diplomático, y deportado a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por divulgar secretos de Estado a través de WikiLeaks. Aunque Suecia retiró una causa por supuesto abuso sexual contra él en ese país, podría ser arrestado por haber incumplido las condiciones de libertad condicional que fijó para él la justicia británica en 2010 tras una orden de arresto emitida por Interpol.

Durante su primer mandato presidencial, Rafael Correa rompió el acuerdo de colaboración bilateral con Estados Unidos, que permitía al país norteamericano utilizar una base militar en Manta, en el oeste de Ecuador, en la lucha contra el narcotráfico. Según dijo este jueves en Madrid, el actual gobierno ecuatoriano ha empezado a retomar la relación militar con el estadounidense y vaticinó que volverán los militares norteamericanos, se reabrirá una escuela conjunta para soldados y tendrá de nuevo actividad en su país.

Lenín Moreno reconocía el pasado enero que Julian Assange se ha convertido en una «molestia» para Ecuador, aunque confiaba en encontrar una solución pronto.

Además de su opinión sobre el futuo de Assange, Rafael Correa comentó distintos aspectos sobre la actualidad de su país y de América Latina. En su opinión, la Cumbre de las Américas que se abre este viernes en Lima «va a ser intrascendente». «Esas cumbres no sirven para mucho», señaló el expresidente ecuatoriano, quien destacó que en esta cita en concreto «van a faltar muchos actores fundamentales».

Uno de los ausentes en la capital peruana será el presidente venezolano, Nicolás Maduro, al que Perú retiró la invitación. Él mismo anunció esta semana que no asistiría y la tachó de «pérdida de tiempo».

Correo se refirió también a la entrada en prisión del expresidente brasileño Luiz Ignazio Lula da Silva, que achacó a la «judicialización de la política» y al intento de «exterminar a la izquierda».