El líder norcoreano, Kim Jong-un, y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump - REUTERS / Vídeo: Recientemente, Estados Unidos negó un ataque militar limitado a Corea del Norte

Trump acepta reunirse con Kim Jong-un en mayo para abordar la desnuclearización de Corea del Norte

El presidente estadounidense acordará una cita bilateral con el objetivo de relajar la tensión entre ambos países y donde el líder norcoreano ha ofrecido paralizar su programa nuclear cuyo objetivo es la fabricación de armas atómicas

Actualizado:

El dictador norcoreano, Kim Jong-un, enfrentado a Occidente por su programa nuclear y su constante desarrollo y pruebas de misiles balísticos intercontinentales, ofrece al presidente estadounidense, Donald Trump, mantener una cita bilateral con el objetivo de relajar la tensión entre ambos países. Y para no dejar enfriar el efecto sorpresa, anticipa que, por su parte, podría celebrarse antes de mayo.

Fue el propio Trump quien hizo saltar la liebre ayer, al anticipar de forma inopinada que las autoridades de Corea del Sur realizarían un «importante anuncio» al filo de la medianoche. Con motivo de la presencia este jueves en Washington de Chung Eui-yong, consejero surcoreano de Seguridad Nacional, que acaba de encabezar el pasado lunes la visita a Pyongyang de una delegación de su país, Donald Trump recibió de manos de su invitado una carta personal del dictador norcoreano en la que Kim le invita a mantener una reunión antes de mayo para profundizar en el deseado deshielo.

Tras esta misión en Pyongyang, el presidente de Corea del Sur manifestó que el régimen norcoreano estaba dispuesto a mantener un «diálogo franco» con los Estados Unidos. La propia delegación surcoreana presente este jueves en Washington aseguró que Trump ha aceptado la propuesta de Kim Jong-un de mantener una inmediata reunión bilateral.

Como garantías de buena voluntad, el líder norcoreano ha ofrecido paralizar su programa nuclear, cuyo objetivo es la fabricación de armas atómicas, y el desarrollo de su programa de misiles balísticos. Lo complicado será la verificación de ambos extremos.

Maniobras militares

Pese al anunciado visto bueno a la reunión entre ambos presidentes, desde Washington se sigue manteniendo la cautela y se ha indicado que no existen planes para suspender los ejercicios militares previstos junto a Corea del Sur en la región durante las próximas semanas.

El proceso de aparente deshielo entre Corea del Norte y Corea del Sur se abrió en los recientes Juegos de Invierno, celebrados en Pyeongchang, donde la propia hermana del dictador norcoreano encabezó la delegación de su país, cuyos deportistas compartieron equipo con los vecinos del norte. Trump, mantenido al corriente de las conversaciones entre las dos Coreas, manifestó el pasado miércoles su convencimiento de que ambos gobiernos realizan «serios esfuerzos» por la paz.

«Las sanciones permanecerán»

El presidente estadounidense, Donald Trump, se ha pronunciado en su cuenta personal de Twitter tras el anuncio de la reunión con Kim Jong-un prevista para el próximo mes de mayo. En su mensaje comenta que el líder norcoreano habló con los representantes surcoreanos de «denuclearización» y no solo de un deshielo. También ha valorado que no haya «pruebas de misiles» por parte de Corea del Norte durante este tiempo y ha aplaudido los «grandes progresos» que supondrá este acercamiento. Sin embargo, ha remarcado que «las sanciones permanecerán hasta que se llegue a un acuerdo». Podría hacerse realidad en mayo.

Kim prometió «dejar de despertar» con misiles

El líder norcoreano prometió durante el reciente encuentro que mantuvo con una delegación surcoreana en Pyongyang «dejar de despertar» al presidente sureño, Moon Jae-in, con nuevos lanzamientos nocturnos de misiles, según informó Seúl.

«Durante el periodo en el que estuvimos realizando repetidos lanzamientos de misiles, el presidente Moon trabajó de manera incansable encabezando las reuniones del Consejo de Seguridad Nacional al alba», explicó Kim durante la cena que mantuvo el pasado lunes con los delegados surcoreanos, informa Efe.

«Hemos decidido dejar de despertar al presidente Moon», añadió en tono jocoso el mariscal norcoreano, según recoge un comunicado enviado por la oficina presidencial de Seúl.

En el tono «distendido y cordial» en el que se celebró la cena, Kim alabó el buen recibimiento que tuvieron en febrero sus delegados cuando viajaron al Sur para los Juegos Olímpicos de Invierno y se disculpó por no poder alojar al grupo surcoreano en una conocida residencia de invitados de Pyongyang porque «está de reformas».

Moon Jae-in: «Es un hito histórico»

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, ha dicho que la cumbre acordada entre los líderes de Corea del Norte y EEUU, Kim Jong-un y Donald Trump, para mayo supone un «hito histórico» para lograr la paz en la península coreana. Moon también ha dicho que ha encargado a su jefe de Gabinete, Im Jeong-sok, los preparativos para la cumbre previa que el propio mandatario surcoreano va a mantener con Kim en abril en la frontera intercoreana, según declaraciones que recoge la agencia de noticias Yonhap. Las palabras de Moon llegan después del anuncio de que Kim y Trump se reunirán en mayo y de que Pyongyang haya ofrecido suspender sus ensayos de armas nucleares para abordar un proceso de desnuclearización de la península de Corea.