Paolo Savona, propuesto como ministro de Economía en Italia
Paolo Savona, propuesto como ministro de Economía en Italia - Afp

ItaliaEuropa tiembla ante la propuesta populista de un ministro de Economía eurófobo

La candidatura de Paolo Savona reafirma el voto antisistema y euroescéptico en las elecciones, según el M5E y la Liga Norte

Corresponsal en ItaliaActualizado:

Italia corre el riesgo de caer ahora, tras la confusión y el caos político que se ha vivido desde las elecciones del 4 de marzo, en una grave crisis institucional. Los dos partidos populistas, el Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la Liga Norte, han dado una especie de ultimátum al presidente de la República, Sergio Mattarella. O el economista euroescéptico Paolo Savona, 82 años, es el ministro del Tesoro en el nuevo Gobierno, o no hay acuerdo y el país vuelve a las urnas en otoño próximo.

Este es el pulso que están echando a Mattarella el secretario de la Liga, Matteo Salvini, quien ha impuesto a Savona, y el líder del M5E, Luigi Di Maio. El mismo desafío le plantearon al jefe del Estado hace unos días al exigirle que encargara la formación de gobierno al profesor Giuseppe Conte, un perfecto desconocido. Ahora la prueba de fuerza se agrava al exhortar a Mattarella que nombre como ministro del Tesoro al economista Paolo Savona, lo que ha producido la alarma del jefe del Estado, de las cancillerías europeas y de los mercados, mientras son feroces las críticas de destacados periódicos alemanes.

El argumento de la Liga y el M5E es que ganaron las elecciones con el 51% de los votos y su candidato, Paolo Savona, aunque no se presentó a las elecciones, sería la expresión del resultado electoral del 4 de marzo, es decir, un voto de protesta antisistema y euroescéptico.

Desafío económico

El desafío de Salvini y Di Maio es dramático, como lo refleja la Bolsa de Milán, que ha perdido un 7% en dos semanas, mientras la prima de riesgo llegó a tocar el viernes los 217 puntos, cerrando a 206, casi el doble que la española (104). El problema para Italia es que si la prima de riesgo supera los 250 puntos, las agencias de calificación crediticia rebajarían el rating de Italia, con el agravante que el Banco Central Europeo (BCE) no compre más los títulos de estado italianos. Moody’s anunció el viernes que sometía a Italia a observación, lo que podría llevar a una rebaja del rating, que en estos momentos está ya a solo dos escalones por encima de los bonos basura, es decir, el nivel que separa las inversiones seguras de las que están en alto riesgo.

El gran problema de Italia es la deuda pública (132% del PIB). Hasta ahora, los líderes populistas han despreciado los mensajes procedentes de los mercados y de las cancillerías europeas. Han preferido seguir el criterio de uno de los más importantes líderes del Movimiento 5 Estrellas, Alessandro Di Battista, quien asegura que es más importante «lo que se dice en el bar que en los mercados».

El problema es que los populistas están jugando con fuego, porque así los italianos se están empobreciendo. Solo en las tres últimas semanas, las pérdidas de ahorro se pueden cuantificar en casi 2.000 euros por habitante, según reseñó la prensa italiana. En este enfrentamiento total sobre la formación de Gobierno, nadie parece estar dispuesto a ceder: Salvini evoca el voto, pero Mattarella no puede aceptar una imposición de los populistas amenazador y humillante. Está en juego su credibilidad personal y la de la institución que encarna.