El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu
El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu - AFP

Israel colaborará con Arabia Saudí en contra de Irán

Los israelíes aseguran estar dispuestos a proporcionar información de inteligencia sobre Teherán a Riad, según ha declarado el jefe del Estado Mayor del Ejército, Gadi Eisenkot, en una rara entrevista concedida a un medio saudí

BEIRUTActualizado:

Israel asegura estar dispuesta a proporcionar información de inteligencia sobre Irán a Arabia Saudí, según ha declarado el jefe del Estado Mayor del Ejército israelí, Gadi Eisenkot, en una rara entrevista concedida a un medio saudí.

Entre otras afirmaciones Eisenkot señala a Irán como la mayor amenaza para la región en su intento por controlar Oriente Medio. «Debemos evitar que esto ocurra» ha añadido, motivo por el cual Israel podría «compartir experiencias con los países árabes moderados e intercambiar información de inteligencia». El militar ha explicado que su país no tiene por el momento intención de iniciar un ataque contra Hizbolá en el Líbano a pesar de los intentos de los iraníes por provocar una escalada de la situación. Desvela igualmente que tanto Israel como Arabia Saudí defienden la misma opinión sobre las intenciones de Irán. «Nuestra demanda es que Hizbolá abandone Siria y que Irán retire a sus milicias de Siria. No aceptaremos la consolidación iraní en Siria en general ni su concentración al oeste de Damasco en la carretera de Sweida ( a unos 50 km de la frontera israelí en los Altos del Golán)»ha dicho.

En su entrevista con el diario «Elaph», el jefe del Ejército aplaude el objetivo del presidente estadounidense, Donald Trump, de terminar con el programa de misiles balísticos de Irán y con frenar la expansión persa en Siria e Irak. Eisenkot considera que Estados Unidos está intentando fortalecer al eje moderado suní en la región sin poner soldados sobre el terreno. Al mismo tiempo explica cómo los rusos han conseguido crear una buena relación con todas las partes, «han forjado una alianza con Irán, Assad, y Hizbolá por un lado y con Estados Unidos en su guerra contra el Daesh por otro». El militar ha desmentido tajantemente las acusaciones de que Israel podría haber suministrado ayuda al grupo yihadista Al Nusra, próximo a Al Qaida, en su lucha contra el gobierno sirio.

Nuevas alianzas

La apertura de diálogo entre Israel y Arabia Saudí es quizás uno de los cambios más significativos que han tenido lugar últimamente en la región si bien, de acuerdo con diferentes medios, los dos países han mantenido relaciones soterradas durante años frente al enemigo común: Irán. Esto no ha impedido que en la superficie no existan lazos diplomáticos entre israelíes y saudíes y que éstos hayan sido defensores permanentes de los derechos de los palestinos. Ambas naciones tienen como aliado a Estados Unidos y comparten también postura con respecto al conflicto sirio, donde han aspirado al derrocamiento del presidente sirio Bashar al Assad, y en el Líbano, donde buscan la forma de debilitar al grupo chií Hizbolá como aliado de Irán.

Pero la amistad en ciernes entre Israel y Arabia Saudí podría traer consigo ciertos riesgos. El comportamiento del príncipe heredero saudí Mohamed bin Salman, considerado entre algunos sectores un reformador, es calificado de errático e impulsivo por parte de muchos observadores.

Prueba de ello sería la extraña dimisión del primer ministro libanés, Saad Hariri, hace dos semanas, aparentemente forzada por los saudíes por su actitud blanda frente a Hizbolá. Por otro lado, la nueva alianza, a pesar de su sentido estratégico, tampoco contaría con la excesiva simpatía de la población árabe, para quien Israel ha sido tradicionalmente el enemigo.