Isabel II, Bono, Santos y el entorno de Trump, los principales nombres de los «Papeles del Paraíso»

La filtración de 13,5 millones de documentos financieros, de un bufete de abogados internacional con sede en Bermudas, Appleby, fue a parar al periódico alemán Süddeutsche Zeitung

Actualizado:

Dieciocho meses después de los «Papeles de Panamá», el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), que reúne a 96 medios de 67 países, ha quitado el candado a una de las mayores filtraciones de la historia. Los «Papeles del Paraíso» han destapado nombres de las élites gobernantes de Occidente con cuentas offshore como la del secretario de Estado de Comercio, Wilbur Ross -vinculado al entorno de Vladimir Putin-, la del cantante de U2 y activista, Bono, y hasta la de la Reina de Inglaterra con sus inversiones en las Islas Bermudas.

La filtración de 13.5 millones de documentos financieros, en particular de un bufete de abogados internacional con sede en Bermuda, Appleby, fue a parar al periódico alemán Süddeutsche Zeitung y revelan que el «ministro de Comercio» de Estados Unidos, Wilbur Ross, ha tenido participaciones en una compañía naviera con estrechos vínculos comerciales con un oligarca ruso, objeto de sanciones estadounidenses, y un yerno de Vladimir Putin, según el «New York Times».

En Reino Unido, alrededor de diez millones de libras de los activos de la Reina Isabel II fueron invertidos en fondos en las Islas Caimán y las Bermudas, de acuerdo con la BBC y The Guardian.

En Canadá, el multimillonario Stephen Bronfman, director de la antigua compañía de licores Seagram, y su padrino Leo Kolber, 60 millones de dólares estadounidenses (52 millones de euros) en una compañía offshore en las Islas Caimán. Este amigo de Justin Trudeau, jefe de recaudación de fondos durante la campaña electoral de 2015 en nombre del Partido Liberal Canadiense, podría manchar la carrera del carismático primer ministro, elegido con la promesa de reducir la desigualdad y mejorar en la lucha por una mayor justicia tributaria.

Problemas éticos, no legales

Los circuitos utilizados por individuos de alto poder adquisitivo y multinacionales para mover sus fondos a paraísos fiscales no son en sí mismos ilegales. Esta práctica es desempeñada por lagunas normativas para permitirles pagar la menor cantidad posible de impuestos.

Sin embargo, el caso del secretario de Estado de Comercio de los Estados Unidos podría plantear problemas éticos, dijo Richard W. Painter, ex jefe de la oficina de ética bajo la presidencia de George W. Bush. El renombrado financiero Wilbur Ross redujo su participación personal en Navigator Holdings cuando asumió el cargo en febrero, pero aún controla el 31% a través de entidades extraterritoriales.

Uno de los principales clientes de Navigator Holdings es Sibur, la compañía rusa de gas y petroquímica, que contribuyó con $ 23 millones a su facturación en 2016, ha informado «Le Monde».

Y entre los propietarios de Sibur están Gennady Timchenko, un oligarca cercano al presidente ruso sancionado por el Tesoro de los Estados Unidos después de la invasión de Crimea por Moscú, y Kirill Chamalov, casado con la hija menor de Vladimir Putin.

«El secretario Ross no participó en la decisión de Navigator de hacer negocios con Sibur», que «no estaba bajo sanciones en ese momento y no más que ahora», respondió el Departamento de Comercio en un comunicado enviado a AFP. Además, "nunca se reunió con los mencionados accionistas de Sibur", agregó, y aseguró al ministro que respetaba las normas éticas del gobierno.

El primer mandato del presidente de los Estados Unidos, un año después de su elección, sigue envenenado por las investigaciones sobre una posible colusión entre su equipo de campaña y Rusia.

Otros clientes de Navigator Holding incluyen al grupo petrolero estatal venezolano PDVSA, afectado por las sanciones de Washington desde el verano.

Ducado de Lancaster

Los fondos de la Reina Isabel II colocados en las Islas Caimán y las Bermudas - 10 millones de libras (11,3 millones de euros) - se hicieron a través del Ducado de Lancaster, dominio privado del soberano y fuente de sus ingresos.

Estos fondos se han invertido en muchas empresas, incluida Brighthouse, dedacada al alquiler con la opción de comprar muebles y equipos informáticos. «Todas nuestras inversiones están completamente auditadas y son legales», dijo un portavoz del Ducado de Lancaster a la AFP. «Estamos realizando una serie de inversiones, algunas con fondos en el extranjero». Representan solo el 0.3% del valor total del Ducado, agregó la fuente.

El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, reaccionó en Twitter diciendo que «hay una regla para los súper ricos, otra para los demás cuando se trata de pagar impuestos».

Kushner, Tillerson o Santos

Jared Kushner, yerno y asesor de Trump, recibió en 2015 una inversión de 850.000 dólares del magnate ruso Yuri Milner.

Rex Tillerson, secretario de Estado de EE.UU., fue director de Marib Upstream (Bermuda), creada para trabajar en el sector energético de Yemen.

Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, tuvo dos empresas offshore en Barbados antes antes de alcanzar la Presidencia.

E. de Campos Meirelles, ministro de finanzas de Brasil, creó una fundación «para fines benéficos» en Bermuda en 2002. No tiene que ser declarada.