Peter Madsen, el inventor acusado de torturar y asesinar a la periodista sueca Kim Wall
Peter Madsen, el inventor acusado de torturar y asesinar a la periodista sueca Kim Wall - Afp

El inventor Peter Madsen niega que asesinar a la periodista Kim Wall, pero reconoce que la descuartizó

El fiscal pide cadena perpetua para el acusado de torturar y matar a la reportera en su submarino

BerlínActualizado:

Estremecedor juicio en el Día de la Mujer: el danés Peter Madsen niega haber asesinado a la periodista sueca Kim Wall, de treinta años, en su submarino, aunque sí ha admitido que incurrió en un tratamiento indecente de su cadáver. Así lo ha explicado la abogada de Madsen, Betina Hald Engmark, ante una gran cantidad de periodistas, fotógrafos y técnicos de medios asentados a las afueras del tribunal Municipal de Copenhague. La negación de Madsen frente al tribunal de haber asesinado a Wall el pasado 10 de agosto –expresado así por Hald Engmark y no directamente por el acusado– se ha realizado en la primera sesión del juicio, el jueves por la mañana, el comienzo de un proceso que durará doce días.

Kim Wall
Kim Wall - ABC

El acusado, de 47 años, se mantiene en su posición: que Wall murió accidentalmente en su submarino mientras hacía un reportaje de investigación sobre el inventor danés, admitiendo que luego desmembró su cadáver. Esto último se desveló cuando la Policía encontró en agosto pasado un torso sin cabeza flotando en aguas próximas a la costa de Copenhague y que luego confirmó que correspondía a Wall. Madsen está siendo procesado por asesinar y desmembrar el cadáver de Wall, además del cargo de asalto sexual. Los fiscales han señalado que murió por estrangulamiento o porque le cortaron la garganta.

La fiscalía sostiene que el acusado «planificó el homicidio» llevado a cabo aquel 10 de agosto a bordo de su submarino de fabricación casera «Nautilus UC3» con una sierra, cuchillos, destornilladores, tiras y tubos metálicos. La investigación policial, por su parte, indica que Madsen ató la cabeza, brazos y piernas de la periodista, la golpeó y le practicó pinchazos y cortes en los genitales antes de matarla y tirarla al mar descuartizada.

El modo exacto en que murió la periodista no está claro, pero la hipótesis es decapitación o estrangulamiento, según el fiscal Jakob Buch-Jepsen, quien pide cadena perpetua para el acusado.

El último sms de Kim Wall

«Estoy viva, por cierto. Ahora vamos a descender (al fondo del mar). Te quiero. (Madsen) ha traído café y galletas», consta en el último sms enviado por Wall a su novio, revelado este jueves en el juicio. Según el novio de Wall en una entrevista televisiva, la pareja se iba a mudar unos días después a China y celebraban con unos amigos una fiesta de despedida junto al muelle, a pocos cientos de metros del taller de Madsen, cuando éste le envió un mensaje aceptando la entrevista si se hacía esa misma tarde. Fue el novio quien avisó a la Policía de madrugada al no tener noticias de ella, y se inició una búsqueda que finalizó al día siguiente por la mañana, cuando Madsen reapareció en Køge (sur de Copenhague).

El abogado de la acusación, Jakob Buch-Jepsen, llega al juzgado en Copenhague
El abogado de la acusación, Jakob Buch-Jepsen, llega al juzgado en Copenhague-Efe

El inventor aficionado Madsen se hizo conocido por sus diseños de cohetes y sumergibles, y por cofundar la firma Copenhagen Suborbitals en 2008 con el objetivo de lanzar al espacio monoplazas tripulados y que ha hecho despegar con éxito cohetes experimentales sin personas a bordo.

Buch-Jepsen pedirá de forma subsidiaria pena prorrogable indefinidamente para reos peligrosos, una vez que se ha determinado que el inventor no padece ninguna enfermedad mental seria. De acuerdo con el plan inicial del juicio, que incluye doce días de vistas, la sentencia se espera para el 25 de abril.

Madsen dijo en un principio que la reportera había desembarcado horas después del inicio del viaje, pero fue cambiando la declaración en los días sucesivos, según avanzaba la investigación policial. La siguiente versión fue que Wall murió al caerle la escotilla de forma accidental y que arrojó el cadáver al mar, entero y con ropa, tras navegar horas sin rumbo y pensando en el suicidio. Al constatarse que el cráneo de la mujer no tenía fracturas, Madsen declaró que la periodista murió intoxicada por monóxido de carbono mientras él estaba en cubierta y admitió haber descuartizado su cuerpo.