Tsai Ing-wen, candidata a la presidencia por el Partido Democrático Progresista, durante un mitin este viernes en Taichung (Taiwán)
Tsai Ing-wen, candidata a la presidencia por el Partido Democrático Progresista, durante un mitin este viernes en Taichung (Taiwán) - Reuters

La independentista Tsai Ing-wen, favorita en las presidenciales de Taiwán

Los sondeos prevén una derrota del Kuomintang por su acercamiento a China

Corresponsal en PekínActualizado:

Taiwán, la isla que permanece separada de China desde el final de la guerra civil en 1949, celebra este sábado elecciones presidenciales. Tras ocho años de gobierno nacionalista del Kuomintang (KMT) y su política de acercamiento al régimen de Pekín, todos los sondeos dan por ganadora a Tsai Ing-wen, candidata del independentista Partido Democrático Progresista (PDP). Aunque esta isla de 23 millones de habitantes, denominada oficialmente República de China, goza de «independencia de facto», solo es reconocida por 21 pequeños Estados, ya que la mayoría de países tiene relaciones diplomáticas con Pekín (República Popular China).

Tsai Ing-wen, profesora de Derecho y veterana política a sus 59 años, tiene como máximo rival en el KMT al alcalde de Taipéi, Eric Chu, de 59 años. Si se cumplen las predicciones de las encuestas, Tsai se convertirá en la primera presidenta de Taiwán, un nuevo hito hacia la paridad en las democracias asiáticas.

Con su previsible victoria, los electores castigarán así al KMT por estrechar relaciones con China, que considera a Taiwán una «provincia rebelde» y ha prometido unificarla al resto del país, incluso por la fuerza si llega a declarar formalmente su independencia.

Muchos taiwaneses temen que se produzca una dependencia económica cada vez mayor de China

A pesar de la estabilidad que el presidente saliente, Ma Ying-jeou, ha logrado en el estrecho de Formosa, uno de los puntos más calientes del planeta desde la Guerra Fría, muchos taiwaneses temen que se produzca una dependencia económica cada vez mayor de China. En los últimos años, Ma ha firmado veinte acuerdos comerciales con Pekín, que incluyen vuelos directos entre ambos territorios, e incluso protagonizó en noviembre una reunión histórica con el presidente de China, Xi Jinping, después de seis décadas de separación.

Aunque Tsai Ing-wen ha prometido respetar el «statu quo», Pekín teme un repunte de la tensión como el que ocurrió durante el anterior Gobierno del Partido Democrático Progresista, que tuvo lugar entre 2000 y 2008 bajo la presidencia de Chen Shui-bian, hoy encarcelado por corrupción.

Mejores salarios

Además de las siempre difíciles relaciones con Pekín, los electores tendrán en cuenta a la hora de votar la renqueante situación de la economía y el estancamiento de los sueldos, que fuerza a muchos jóvenes taiwaneses a buscar trabajos de alto nivel mejor remunerados en China.