«Humillación nacional»: los pasaportes británicos del Brexit serán fabricados en la UE

Era una de las principales peticiones de los más «brexiter» del Gobierno y que Theresa May concedió para aplacar sus feroces críticas sobre el proceso de salida de la Unión Europea

LONDRESActualizado:

Era una de las principales peticiones de los más «brexiter» del Gobierno y que Theresa May concedió para aplacar sus feroces críticas sobre el proceso de salida de la Unión Europea. El nuevo pasaporte británico volverá a ser de color azul tras abandonar el burdeos característico de los países miembros y será uno de las banderas de la nueva era de Reino Unido fuera de las fronteras comunitarias, pero todo este simbolismo ha quedado completamente opacado por un motivo que ninguno esperaba: serán fabricados precisamente en suelo europeo.

Lo ha anunciado el fabricante británico que se encargaba hasta ahora de realizar los pasaportes de los ciudadanos de Gran Bretaña, De la Rue. Su director, Martin Sutherland se quejaba en los micrófonos de la BBC de que el contrato para fabricar estos nuevos documentos lo ha ganado, por 490 millones de libras (560 millones de euros) una compañía situada al otro lado del Canal de la Mancha, la franco-holandesa Gemalto.

«Durante los últimos meses hemos escuchado a ministros felices de venir y hablar sobre el nuevo pasaporte azul y el hecho de que es un ícono de la identidad británica, pero ahora este va a ser fabricado en Francia» ha señalado Sutherland, que además le hacía una petición tanto a la primera ministra británica como a la titular de interior del Gobierno. «Me gustaría pedirle a Theresa May o a Amber Rudd que vengan a mi fábrica y le expliquen a nuestra dedicada fuerza de trabajo por qué esta es una decisión sensata externalizar la manufactura de un ícono británico».

Según el Ministerio del Interior este concurso del contrato tiene que ser, debido a las normas europeas, abierto a las licitaciones de todas las empresas del continente. Excusándose desde el Ejecutivo aseguran que esta decisión ahorrará entre 100 y 120 millones de libras al contribuyente.

Lo que parece no importarle a De la Rue que ha visto como sus acciones caían esta mañana más de un 5% y que según su director esta decisión podría afectar al empleo de más de 600 trabajadores que hasta ahora se encargaban de emitir los pasaportes británicos.

Las críticas desde el sector más euroescéptico no han dejado de aflorar durante el día. Entre ellas la de la ex ministra de Cooperación Internacional Priti Patel, que ha calificado esta decisión como «humillante» y «vergonzosa».