El horrible crimen de la niñera Sophie: sus jefes la «asesinaron y quemaron su cuerpo para hacerla desaparecer»

Según se ha podido escuchar durante el juicio a sus supuestos asesinos, la niñera francesa, cuyos restos carbonizados fueron encontrados en un jardín, fue mantenida cautiva y fue maltratada antes de su muerte

Actualizado:

El cuerpo de Sophie Lionnet, de 21 años, fue descubierto en una casa en Southfields, al sur de Londres, el 20 de septiembre. Ahora, sus exempleadores Sabrina Kouider, de 34 años, y su compañero Ouissem Medouni, de 40, están siendo juzgados por el asesinato de la joven, según informa BBC.

La pareja ha admitido que trataron de deshacerse de su cuerpo, pero niegan el asesinato. Sin embargo, el fiscal Richard Horwell cree que «Sophie estaba atrapada en una pesadilla doméstica». Horwell explicó al jurado que el cuerpo de Lionnet mostraba signos de «violencia significativa», que incluía «fracturas en el esternón, en cuatro costillas y en la mandíbula».

Según la fiscalía, Lionnet, que fue a vivir con la pareja poco después de cumplir 20 años, soportó una vida «extraña y opresiva» bajo las órdenes de los ciudadanos francesas, Kouider y Medoun.

«Sophie no solo era joven, sino que, sugerimos, ingenua y particularmente vulnerable, y esto la convirtió en un blanco fácil para el abuso y la explotación», dijo Horwell.

Durante el juicio se han podido escuchar alegaciones en las que se indicó que Kouider formuló una serie de acusaciones contra Lionnet, incluida una supuesta conspiración para «abusar sexualmente de toda la familia». La niñera vivía cautiva, «era golpeada y no le permitieron regresar a su casa en Francia», según indicó el fiscal.

El cuerpo de Sophie fue encontrado después de que los vecinos expresaran su preocupación por un incendio en el jardín trasero de la pareja. Horwell contó que «los acusados quemaron su cuerpo en el jardín de su casa con la esperanza de que nadie descubriera sus restos. Su plan era deshacerse del cuerpo de Sophie y explicar su desaparición inventando la historia de que había dejado su empleo y había regresado a Francia».

Después de su muerte, se recuperaron más de ocho horas de grabaciones «desgarradoras» de los teléfonos móviles de los acusados en que las se escuchaba a la joven siendo interrogada por sus jefes.

.