Internacional

Daesh reivindica la matanza en el club gay de Orlando

El autor del tiroteo que se ha cobrado media centenar de vidas había llamado a Emergencias antes de iniciar los disparos declarando su lealtad a la organización terrorista, informaron fuentes de la investigación a NBC News

Familiares y amigos de las víctimas. - REUTERS
Manuel Trillo Corresponsal En Miami - Actualizado: Guardado en: Internacional

Daesh ha reivindicado este domingo la autoría del atentado perpetrado anoche contra un club nocturno de ambiente gay de Orlando, Florida, Estados Unidos, en el que han muerto al menos 50 personas. La reivindicación ha sido publicada por la agencia de noticias Amaq, considerada afín al grupo yihadista.

Pese a este anuncio, los investigadores no han apreciado vinculación directa entre el tirador de Orlando y el grupo terrorista, informa Reuters. El FBI señala que son necesarias más diligencias para probar la conexión entre los yihadistas y Omar Mateen, autor del atentado.

Varias agencias de noticias internacionales, como Reuters, han asegurado que Mateen había sido investigado anteriormente por el FBI aunque sin resultado. Además, según estas mismas fuentes, no existía una amenaza terrorista concreta contra Estados Unidos.

Estas mismas fuentes dan credibilidad a la información de NBC News sobre Mateen, el presunto autor de la matanza de al menos 50 personas en una discoteca en Orlando (EE.UU.), quien llamó poco antes de iniciar el tiroteo al teléfono de emergencia 911 y declaró su lealtad al Daesh. De acuerdo con este medio, las autoridades tendrían registrada una llamada de Mateen en la que declararía su adhesión al grupo terrorista.

El alcalde de Orlando, Buddy Dyer, había elevado anteriormente a 50 el número de víctimas mortales y a 53 el de heridos tras el tiroteo ocurrido este domingo en un club nocturno de ambiente gay en esta ciudad de Florida, en lo que la policía considera un acto de terrorismo. El agresor, que fue abatido por los agentes que acudieron al lugar, ha sido identificado como Omar Mateen, de 29 años y residente en la localidad de Port St. Lucie, también en Florida.

Fotografía del presunto autor del ataque, Omar Mateen.

El atacante ha sido calificado por la policía como un «lobo solitario». Los servicios secretos estadounidense sospechan de la vinculación con el llamado Estado Islámico e incluso el congresista Adam Schiff ha asegurado que Mateen ha confesado su pertenencia a tal organización. Al cometer la masacre portaba un rifle, una pistola y posiblemente llevaba también algún tipo de aparato explosivo. Los equipos de la Oficina del Sherriff del Condado de Orange, al que pertenece Orlando, se encuentran registrando la zona en busca de algún artefacto de ese tipo.

Florida está bajo estado de emergencia tras la masacre, la mayor de este tipo en Estados Unidos en al menos 30 años. De hecho, se trata de la matanza con más víctimas en el país desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, en los que se produjeron alrededor de 3.000 personas muertas.

En el momento del ataque se encontraban en el establecimiento unas 320 personas y durante la operación policial fue posible salvar a unas 30 personas, señaló el jefe de la policía de Orlando, John Mina. Según testigos, se escucharon alrededor de 40 disparos en el local.

El FBI se ha puesto al frente de la investigación y el presidente de EE.UU., Barack Obama, ha sido informado ya esta mañana de lo sucedido.

«Es algo que tú solo ves en las películas, pero nunca piensas que te puede pasar a ti», aseguró al Orlando Sentinel Kenneth Meléndez, que se encontraba con unos amigos en el interior del club cuando sucedieron los hechos. «Al principio, cuando escuché los disparos pensé que eran parte de la música, pero entonces me di cuenta de lo que estaba pasando en realidad. Empecé a correr y vi a alguien sangrando en el brazo y fue como, uauh, esto está pasando de verdad y seguí corriendo», añadió este cliente habitual, que consideraba que el club Pulse era un lugar con «un ambiente seguro donde te podías expresar como eres».

El brutal ataque se produce cuando Orlando se encontraba aún conmocionada después de que un joven disparara contra la cantante del concurso «The Voice» Christina Grimmie tras un concierto en la ciudad el pasado viernes, causándole la muerte, pero la policía descarta que ambos hechos puedan estar relacionados.

Toda la actualidad en portada

comentarios