Mujeres libanesas, simpatizantes del grupo chií Hizbulá, ondean banderas palestinas durante una protesta en contra de la polémica decisión del presidente estadounidense, Donald Trump
Mujeres libanesas, simpatizantes del grupo chií Hizbulá, ondean banderas palestinas durante una protesta en contra de la polémica decisión del presidente estadounidense, Donald Trump - EFE

Hizbolá ve «el inicio del fin de Israel» en la declaración de Trump sobre Jerusalén

La decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel provocó una nueva jornada de protestas y decenas de miles de personas respondieron a la llamada de Hizbolá en las calles de Beirut

JERUSALÉNActualizado:

La decisión de Donald Trump de reconocer Jerusalén como capital de Israel provocó una nueva jornada de protestas y decenas de miles de personas respondieron a la llamada de Hizbolá en las calles de Beirut. El secretario general del Partido de Dios, Hasán Nasralá, dirigió a sus seguidores un mensaje en el que aseguró que «nunca abandonaremos Jerusalén» y que «el anuncio de Trump es el inicio del final de Israel». El líder del partido y milicia chií libanesa, que en 2006 libró una guerra de 33 días contra Israel, llamó a una nueva intifada y dijo que, una vez que ya está casi terminada la lucha contra grupos extremistas en la región, en referencia a la derrota del grupo yihadista Daesh en Siria, «dedicaremos todo nuestro tiempo» a Jerusalén y los palestinos.

La multitudinaria marcha en Beirut, en la que se podían leer eslóganes como «Jerusalén es nuestra», fue la mayor movilización en una jornada en la que en Tierra Santa se volvieron a registrar choques entre manifestantes palestinos y fuerzas israelíes, aunque de menor intensidad que en días anteriores. Al menos 29 personas resultaron heridas, según la Media Luna Roja, en los enfrentamientos que tuvieron lugar en Gaza, Ramala, Hebrón y Tulkarem. Pese a los llamamientos a la protesta por parte de Fatah y Hamás, principales facciones palestinas, hasta el momento no se ha producido una respuesta masiva en las calles a la decisión de Trump.

El apoyo de Hizbolá coincidió con la llamada de general de la Guardia Revolucionaria de Irán, Qassem Suleimani, a los comandantes de las Brigadas Al Qassam, brazo armado de Hamás, para mostrarles su apoyo y asegurar que «todas las fuerzas de la resistencia en la región estamos listas para defender Al Aqsa», según informaron medios iraníes.

Erdogan, la voz más dura

Aunque la Liga Árabe condenó la medida adoptada por Estados Unidos, de momento solo hay palabras de rechazo y ningún país ha aprobado medidas concretas. La voz más crítica con Trump e Israel fue un día más la del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Para el líder turco, reconocer a la ciudad santa como la capital de Israel convierte a Estados Unidos en un «socio» en el «derramamiento de sangre» provocado por esa declaración en la región. «Los que han hecho de Jerusalén un calabozo para los musulmanes y los miembros de otras religiones nunca podrán limpiarse la sangre de sus manos», declaró el mandatario islamista en un discurso en Ankara.