El primer ministro finlandés Sauli Niinistö (i) recibe al viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Serrgei Ryabkov (d)
El primer ministro finlandés Sauli Niinistö (i) recibe al viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Serrgei Ryabkov (d) - REUTERS

Helsinki media entre Washington y Moscú

A petición del presidente Trump, el primer ministro finlandés ha instado a ambas partes a rebajar la tensión en sus relaciones

BERLÍNActualizado:

Ya se lo había pedido el presidente estadounidense Donald Trumpa su homólogo conservador finlandés Sauli Niinistö, en la visita de este último a Washington a fines de agosto: que Helsinki colabore en las necesarias conversaciones entre Estados Unidos y Rusia. Y así ha sido: Niinistö recibió el lunes al subsecretario de Estado estadounidense Thomas Shannon en el castillo presidencial de la capital finlandesa y lo mismo hizo con el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia Serrgei Ryabkov en la residencia del presidente de Finlandia. Aunque las embajadas rusa y estadounidense en Helsinki no han informado acerca de la agenda o lugar de las reuniones que se continuarían realizando hasta hoy, los temas saltan a la vista: las relaciones diplomáticas entre Washington y Moscú, y las pruebas nucleares de Pyongyang, incluido el cumplimiento –o incumplimiento– de las sanciones de la ONU a Corea del Norte por parte de Rusia.

Ryabkov comentó que discutirá con Shannon todos los temas de estabilidad estratégica, esto es «toda una serie de aspectos que van desde las armas nucleares estratégicas (…) el espacio, ataque global inmediato y la defensa antimisiles». El diplomático ruso además indicó a Interfax que está de acuerdo en que el Start III –el Tratado de Reducción de Armas Estratégicas firmado en abril de 2010 en Praga– debe ser implementado sin desviaciones. Acerca del conflicto diplomático, la cancillería rusa ha llamado desde Moscú a «dejar de destruir las relaciones ruso-estadounidenses y de socavar el derecho internacional y a empezar a buscar soluciones a los problemas pendientes».

Washington confía en el fin de la espiral de represalias diplomáticas entre Rusia y EE.UU. que han socavado las relaciones entre ambos países en los últimos meses, desde que el expresidente Barack Obama expulsara a 35 diplomáticos en diciembre de 2016 y ordenara el cierre de las misiones rusas en Centreville, Maryland y Oyster Bay, Nueva York. A finales de agosto –con Niinistö de visita en Washington–, el Departamento de Estado de EEUU pidió a Rusia desalojar su Consulado General en San Francisco y dos oficinas diplomáticas más, una en Nueva York y la otra en Washington. Firmado por Obama y el presidente ruso Dmitri Medvédev, el Start III insta a la reducción en dos tercios del arsenal atómico, esto es limitar a 1.550 ojivas el arsenal de cada una de las partes.