Foto del supuesto atacante de ayer en los Campos Elíseos de París, Karim Cheurfi
Foto del supuesto atacante de ayer en los Campos Elíseos de París, Karim Cheurfi - TWITTER

El terrorista de los Campos Elíseos fue arrestado en febrero por amenazar con matar a policías

Karim Cheurfi ya pasó una década en la cárcel por disparar a otros dos agentes

ENVIADO ESPECIAL A PARÍSActualizado:

Karim Cheurfi, de ciudadanía francesa, es el terrorista abatido por las fuerzas de seguridad galas tras haber tiroteado un furgón policial y asesinado a balazos a un agente de 37 años, según confirmó ayer el fiscal general de París, François Molins. Desde 2001, Cheurfi había sido condenado hasta cuatro veces por distintos delitos. En 2005 recibió una condena de 15 años de prisión -de los que solo estuvo diez- por disparar cuatro años antes contra otros dos policías. Señalado como islamista radicalizado por las autoridades francesas desde el pasado enero, no fue incluido en el Fichero «S» -de seguridad del Estado- por falta de evidencias contundentes: la policía registró la casa de Cheurfi en Chelles, al noroeste de París y donde vivía con su madre, sin encontrar elementos de su radicalización. En octubre de 2015 Cheurfi salió en libertad condicional para viajar Argelia, pero el juez que seguía su caso no lo consideró determinante, según detalló ayer el fiscal Molins. En febrero fue arrestado por haber mostrado su intención de matar a agentes de policía, aunque salió en libertad tras solo un día, según «Le Parisien».

Aunque las autoridades sostienen que Cheurfi pudo haber actuado solo, tres personas del «entorno» del terrorista fueron interrogadas y arrestadas ayer y, según el Ministerio de Interior, un segundo sospechoso, en orden de busca y captura por su posible relación con el atentado del 20 de abril, se presentó en una comisaría de Amberes, en Bélgica. Tras el atentado, las autoridades hallaron junto al cuerpo del atacante una nota manuscrita de apoyo a Daesh. En el maletero del vehículo, los investigadores también encontraron una gran bolsa de deporte negra en la que había una escopeta, tijeras de podar, un cuchillo de cocina, un Corán y munición.

«Objetivo prioritario»

«Como ya se vio hace un año con el asesinato de un policía cerca de París, las fuerzas de seguridad son objetivo prioritario de Daesh que se ha servido de un delincuente común que deseaba su muerte. El terrorista ha asesinado a un agente que tenía lista su entrada en la Dirección General de Seguridad Interior y preparada ya su fiesta de despedida de la policía», asegura a ABC el especialista en geopolítica Harold Hyman, de CNews. El atentado en los Campos Elíseos de París, en el que fue asesinado un policía, marca la recta final de la campaña presidencial francesa. Daesh, que ha protagonizado la mayoría de atentados terroristas en Francia con 238 muertes desde 2015, ha sorprendido esta vez por la celeridad con la que ha reivindicado el ataque, días después de que la Policía frustrara otro supuesto atentado inminente con la detención en Marsella de dos hombres afines a la organización.

Solo dos horas después del ataque, Daesh se adjudicó la autoría nombrando a un tal Abu Yussef «el belga» como «nombre de guerra» del responsable, aunque ni el nombre ni la nacionalidad coinciden con la identidad oficial del atacante. «El criminal muerto anoche era francés», indicó el titular de Interior de Bélgica, Jan Jambon en declaraciones a la televisión pública francófona RTBF.

Trastornos psicológicos

«Aquí, todo el mundo sabía que estaba loco, muy mal psicológicamente», dijo a Afp un vecino del suburbio parisino donde residía el terrorista. Como en el caso del asesino de atentado en Niza, se cree que Cheurfi sufría trastornos psicológicos. «Para comprender el fenómeno actual en Francia hay que analizar la dimensión social, el hecho de que en los barrios menos favorecidos hay un 40% de paro juvenil, gente que ha nacido y ha sido educada en Francia. La crisis de nuestro modelo económico y educativo. También se deben tener en cuenta los problemas psicológicos, en muchas familias de jóvenes que han viajado a Siria el padre estaba ausente. Este fue sustituido por sus camaradas, quienes ofrecen un mundo alternativo, al margen de la sociedad, que consiste en luchar por la sharia. Y en tercer lugar, la yihad», explicaba a ABC en diciembre el islamólogo francés Gilles Kepel.

La sola muerte de un policía por los disparos de un terrorista ha trastornado el final de campaña de la elección presidencial francesa. Para Manuel Muñiz, decano de la Escuela de Relaciones Internacionales de IE Business, la reacción ha sido mucho peor que el ataque en sí. «Ha muerto un policía, esto pasa en nuestras sociedades por delincuencia común. La cosa es cómo se sobredimensiona esto hasta provocar un impacto económico por la paralización de toda una ciudad, que está casi en estado de sitio. El terrorismo cuenta con eso para atacar la economía del enemigo».