Internacional

Grecia aprueba rebajar las pensiones y subir impuestos

Los acreedores le exigen nuevos ajustes antes de desembolsar la siguiente partida

Grecia aprueba rebajar las pensiones y subir impuestos
BEGOÑA CASTIELLA Corresponsal En Atenas - Actualizado: Guardado en: Internacional

El Parlamento griego ha aprobado hoy por mayoría, gracias a los votos de los dos partidos del gobierno (el populista de izquierdas Syriza y el de extrema derecha nacionalista Griegos Independientes) el nuevo paquete de ajustes que le exigen los acreedores para desembolsar el siguiente tramo del rescate. Las dos principales medidas son la reforma del sistema de pensiones para hacerlo sostenible a largo plazo y una subida de impuestos para poder ahorrar 5.400 millones de euros.

Con la reforma de pensiones –una rebaja de hasta un 30% de las nuevas jubilaciones y de las suplementarias– y con el alza de impuestos se prevé ahorrar unos 3.600 millones. Así que aún debe hacerse un mayor esfuerzo para conseguir otros 1.800 millones mediante una subida del IVA al 24% y de las cargas sobre la gasolina, el tabaco, las bebidas alcohólicas y el café, así como del impopular impuesto inmobiliario.

Los deberes hechos

El Ministro de Finanzas, Euclides Tsakalótos, confía así en llegar mañana a la reunión del Eurogrupo con gran parte de los deberes hechos y con la confianza de desbloquear las negociaciones sobre el rescate. Es más, Tsakalótos quiere ir más allá y pretende abrir el debate sobre las condiciones en las que los acreedores podrían aprobar un alivio de la elevada deuda pública griega. Asimismo, el ministro espera evitar que se impongan otros castigos adicionales, como un recorte automático «de reserva» en caso de que no se hagan todos los ahorros necesario y no se alcance entonces el objetivo de un superávit primario del 3,5% del PIB en 2018. Un objetivo excesivamente gravoso que la propia directora del FMI, Christine Lagarde, cree que podría ser «contraproducente».

Tsipras pidió a sus diputados que aprueben estas reformas «para proteger a los más débiles, sus salarios, las pensiones y el derecho a la vivienda

El primer ministro heleno, Alexis Tsipras, pidió a sus diputados que aprueben estas reformas «para proteger a los más débiles, sus salarios, las pensiones y el derecho a la vivienda». Tsipras se resiste a abandonar su retórica ni cuando habla de retórica. El primer ministro no ha cumplido la mayoría de sus promesas electorales, pero al menos sí ha conseguido que no se reduzcan más las pensiones en vigor antes de las nuevas reformas y ha protegido los salarios más modestos. El resto tendrá que seguir apretándose el cinturón.

Durante los dos días en los que los diputados debatieron los ajustes, todas las fuerzas de la oposición se manifestaron en contra de las medidas y de una política económica que está en completa contradicción con el programa electoral de Syriza. El ambiente de la votación no pudo ser más crispado. Un diputado del partido neonazi Amanecer Dorado fue expulsado del hemiciclo. Y las asociaciones de farmacéuticos e ingenieros anunciaron que expulsarán a los diputados de estas profesiones que voten las reformas.

Algunos legisladores de la oposición subrayaron que, aunque los trabajadores paguen más cotizaciones e impuestos en el futuro, no se ha dado solución al problema demográfico ya que serán cada vez menos los cotizantes frente a un número creciente de jubilados. Una tendencia que crece de año en año, pese a la reciente ampliación de la edad de jubilación a los 67 años o con cuarenta años cotizados a partir de los 62. Además, el actual gobierno ni crea nuevo empleo ni es capaz de atraer inversiones.

Protestas ante el Parlamento

Mientras el Parlamento debatía y votaba los recortes, los sindicatos más importantes del país y las asociaciones profesionales se manifestaron indignados ante el Parlamento, tras dos días de huelga general. Junto a los sindicalistas se manifestaron también militantes de partidos minoritarios de la izquierda y jóvenes desencantados. «Tendremos que cotizar gran parte del salario si es que conseguimos trabajo... y luego no nos darán ni la jubilación», afirmó Alkis, estudiante de ingeniería. El paro en Grecia sigue cercano al 25% y, en el caso de los jóvenes, supera el 50%.» El que puede se va al extranjero, aquí no hay futuro para nadie», nos afirma Olga, que trabaja como dependienta sin que pueda encontrar trabajo como filóloga y es militante del sindicato comunista PAME.

Así las cosas, la policía cerró a cal y canto el Parque Nacional desde el viernes, ya que rodea el edificio del Parlamento por la parte trasera y se extiende hasta la calle en la que se encuentra la oficina del Primer Ministro. Se temía la incursión de sindicalistas y otros manifestantes indignados en la oficina de Tsipras o en el hemiclo tras la aprobación de unos recortes que no pudieron efectuar los gobiernos anteriores en buena parte por la movilización callejera de Syriza.

Toda la actualidad en portada

comentarios