Internacional

Gran renovación política en la nueva Asamblea Nacional francesa

Incorpora la mayor representación femenina de la historia de la República

Emmanuel Macron se baja ayer de un avión Rafale en el Salón Aeronáutico de Le Bourget
Emmanuel Macron se baja ayer de un avión Rafale en el Salón Aeronáutico de Le Bourget - REUTERS
JUAN PEDRO QUIÑONERO Corresponsal En París - Actualizado: Guardado en: Internacional

Emmanuel Macron tendrá la mayoría absoluta en la Asamblea Nacional (AN) con mayor representación femenina de la historia de la V República. Una nueva Asamblea que entierra a dos generaciones de políticos profesionales, que son sustituidas por otra generación emergente, más joven, menos profesional de la política y mucho más abierta a la sociedad civil. Incluso habrá un diputado estudiante, un obrero y un diputado de extrema derecha gay.

De los 577 diputados de la nueva Asamblea 424 son novatos, sin ninguna experiencia parlamentaria. La elección presidencial forzó la jubilación de todos los «dinosaurios» de la antigua política: François Hollande y Nicolas Sarkozy a la cabeza, seguidos de una generación de viejos aspirantes a la elección presidencial.

El número de mujeres diputadas en la nueva Asamblea es de 224. La cifra más alta en la historia de la República. La inmensa mayoría son novatas, sin ninguna experiencia política. Marine Le Pen será la diputada más famosa y previsiblemente gesticulante. Tras una ya larga carrera política, la presidenta del Frente Nacional (FN, extrema derecha) se propone utilizar la Asamblea como altavoz de sus tesis y proposiciones apocalípticas contra el euro, contra Europa, contra la Alianza Atlántica. Otra estrella ascendente será Marielle de Sarnez, ministra de Asuntos Europeos, diputada del MoDem (grupúsculo centrista), aliado de La República en Marcha (LREN, reformista), el partido del presidente Macron.

La nueva AN también será más joven, con una media de 48 años de edad entre los diputados. La edad media de la AN saliente era de 54 años. Un rejuvenecimiento de seis años. El diputado más joven será Ludovic Pajot, 23 años, una de las estrellas ascendentes de la extrema derecha. El diputado menos joven será Bernard Brochard, 79 años, conservador, antiguo alcalde de Cannes. Un político con mucho «color local» (Costa Azul).

Sociedad civil

Más femenina y más joven, la nueva Asamblea Nacional tendrá otro rasgo importante: desaparecen masivamente los viejos políticos de izquierda y derecha, e irrumpe una nueva generación de diputados con una presencia llamativa de la sociedad civil. En la nueva Asamblea habrá 41 empresarios (solo había 22 en la saliente). Los cuadros de la empresa privada pasan de 134 a 180. Las profesiones liberales pasan de 74 a 103. Los empleados pasan de 8 a 21. Por el contrario, el número de jubilados desciende de 41 a 106. Se trata de una renovación generacional, sin duda, acompañada de un cambio sustantivo en el perfil profesional de los nuevos diputados. La presencia de un estudiante y un obrero aportan una guinda simbólica a la nueva Asamblea.

Ni el sexo ni la inexperiencia prejuzgan de ninguna manera la calidad del nuevo Parlamento, espejo fiel de una metamorfosis radical del paisaje político francés, que tiene otras novedades significativas. Por vez primera en la historia, igualmente, la extrema derecha tiene un diputado homosexual, Sébastien Chenu, que comenzó su carrera política militando en la difunta Unión por un Movimiento Popular (UMP, derecha), el partido que Nicolas Sarkozy transformó en Los Republicanos (LR). La militancia homosexual muy activa de Chenu, como fundador de la asociación Gay Lib, chocó muy pronto con la dirección del partido conservador de Sarkozy. Marine Le Pen le propuso un cargo importante en la jerarquía del FN. Y, finalmente, ha sido elegido diputado en la Asamblea, donde promete hacer proposiciones «en defensa del movimiento homosexual».

Con una mayoría absoluta de 359 (incluidos sus aliados centristas) de los 577 nuevos diputados, el partido de Macron tendrá un poder parlamentario total. Los Republicanos (131, incluidos aliados) serán el primer partido de la oposición, con una capacidad de resistencia muy modesta. Socialistas (33 diputados, o 44 si se incluyen aliados), extrema izquierda (28 diputados) y extrema derecha (8 diputados) podrán gritar mucho, sin ofrecer resistencia parlamentaria real.

La irrupción de las mujeres y la sociedad civil en la nueva Asamblea quizá anuncia una modernización sociológica de la vida política francesa. Los viejos reflejos ideológicos de la antigua clase política agonizante quizá estén forzados a adaptarse a un modelo parlamentario de nuevo cuño, de imprevisible eficacia.

Toda la actualidad en portada

comentarios