Gibraltar: el Gobierno español logra su primer triunfo tras abrirse la negociación del Brexit

Las directrices del Consejo Europeo para negociar con en el Reino Unido establecen que el futuro de la colonia lo acuerden Madrid y Londres

MADRIDActualizado:

Han bastado unos pocos días desde que el Reino Unido activó el mecanismo de su desconexión de la Unión Europea para que España se haya anotado el primer triunfo en el contencioso de Gibraltar. El Gobierno está más que satisfecho de que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, haya incluido, en el borrador de directrices de negociación de Bruselas con Londres, la demanda española de que el futuro de la colonia sólo puede ser fruto de un acuerdo bilateral entre España y el Reino Unido.

Así pues, si el resto de los socios europeos está de acuerdo y apoya en este punto la propuesta de Tusk en el Consejo Europeo del 29 de abril, la cuestión gibraltareña quedará fuera de las negociaciones del Brexit. Si Londres quiere buscar un determinando estatus para Gibraltar en su relación con la Unión Europea tendrá que esperar a concluir su salida como país y, además, habrá de negociar con España.

Unanimidad

Lo previsible es que los 27 hagan pocas modificaciones a la propuesta y aprueben estas directrices generales por unanimidad, lo cual supondrá un contundente respaldo a España en su contencioso frente a quien quiere dejar el club comunitario y en un punto que es una de las líneas rojas españolas.

El texto de Donald Tusk es muy claro al afirmar que «una vez que Reino Unido deje la Unión, ningún acuerdo entre la Unión Europea y Reino Unido se podrá aplicar al territorio de Gibraltar sin el acuerdo entre España y Reino Unido».

Posición de España

Ayer el portavoz del Ejecutivo español, Íñigo Méndez de Vigo, señaló tras el Consejo de Ministros que el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, había presentado un informe sobre el Brexit, y dijo que el Gobierno le «satisface plenamente» el reconocimiento por parte de la Unión Europea «de la situación jurídica y política que ha defendido España».

Subrayó Méndez de Vigo la identificación de España con las dos líneas de actuación de la Comisión Europea en las negociaciones del Brexit, que son que cuando el Reino Unido abandone la UE saldrán también todos los territorios sobre los que ejerce algún tipo de jurisdicción y que cualquier futuro acuerdo debe ser acordado por Madrid y Londres.

Ya el pasado miércoles en una comparecencia ante la Comisión Mixta Congreso-Senado para la UE, Dastis había hecho hincapié en que cualquier disposición o acuerdo que se derive del futuro marco de relaciones de la UE con el Reino Unido «deberá contar con el consentimiento de España y ser objeto de acuerdo entre los dos países». Y agregó que no se aceptará «ninguna disposición que perjudique la posición de España en la controversia sobre la soberanía o que suponga el mantenimiento de determinadas condiciones (aduaneras, fiscales) de la actividad económica de Gibraltar hacia la UE que perjudican grave y desproporcionadamente los intereses económicos españoles».

La previsible aprobación de las directrices supone un revés para las autoridades de Gibraltar, que confiaban en que el Gobierno británico pudiera plantear las aspiraciones de su colonia durante el proceso negociador, teniendo en cuenta que los gibraltareños habían expresado mayoritariamente su deseo de seguir contando con las ventajas que supone estar dentro de la UE.

Negativa a negociar

Gibraltar tendrá, pues, que esperar y quedar a merced de lo que acuerde España con el Reino Unido, que, en los últimos quince años se ha negado a negociar cualquier aspecto que tenga que ver con la soberanía del Peñón. Y ello ha sido así por su compromiso con la colonia, a la que concedió la llamada «doble llave»: no entrar en conversaciones sobre la soberanía sin el consentimiento de los gibraltareños y no concluir ningún acuerdo que no cuente con el visto bueno de estos.

Las pretensiones de Gibraltar de ser aceptada en la UE al mismo nivel que otros territorios británicos como Irlanda del Norte o Escocia, que también se oponen a la salida, no han tenido éxito tampoco en otras instancias comunitarias.

La Conferencia de Presidentes del Parlamento Europeo votará el miércoles próximo una resolución, en la que a instancias de PP, PSOE y Ciudadanos evitará citar a Gibraltar al reconocer a los territorios que desean permanecer en la UE.

Frente a esa unidad, el eurodiputado de la antigua Convergencia Ramón Tremosa se muestra dispuesto a votar una enmienda de los laboristas británicos para que se mencione a Gibraltar.