Internacional

Lula, en 1988: «Cuando un rico roba se convierte en ministro»

El expresidente hizo estas declaraciones hace 27 años cuando todavía era diputado federal

Un momento de la manifestación en Brasilia contra Lula y Rousseff
Un momento de la manifestación en Brasilia contra Lula y Rousseff - AFP
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: Internacional

Por la boca muere el pez. Este miércoles se supo que la presidenta Dilma Rousseff había ofrecido al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, que está siendo investigado por varios delitos, como estafa, falsedad ideológica, ocultamiento de patrimonio y lavado de dinero, un cargo en el Gobierno brasileño. Ha sido una manera clara de blindarlo a través del aforamiento, que permite que Lula solo pueda ser juzgado por el Tribunal Supremo.

La decisión de la presidenta, y la aceptación de Lula como responsable del ministerio de la Presidencia, han soliviantado al pueblo brasileño. Más aún después de trascender una conversación telefónica -a través de unas grabaciones legales autorizadas por el juez- de la presidenta en la que le comunicaba que le estaba enviando su acta en el ministerio, para usarla si era «necesario».

La protesta de los ciudadanos no se ha hecho esperar, con una manifestación que ha congregado a miles de personas en las calles de Brasilia.

Este escándalo ha removido también las hemerotecas y recuperado algunas declaraciones históricas de Lula, que le auparon, en su día, como un líder y un defensor de los derechos de los brasileños. Hoy, sin embargo, aparecen como una triste premonición.

Y como muestra un botón. Hace 27 años, en 1988, según recuerda el diario «El observador», cuando Lula era todavía diputado federal, en una de sus encendidos declaraciones afirmó: «En Brasil es así: cuando un pobre roba, va a la cárcel; pero cuando un rico roba, se vuelve ministro». Un frase que lo dice todo, y que se ha convertido en viral en las redes sociales.

Toda la actualidad en portada

comentarios