Homenaje a Ignacio Echeverría, este jueves en Las Rozas (Madrid), donde reside su familia y vivió él antes de trasladarse a Londres
Homenaje a Ignacio Echeverría, este jueves en Las Rozas (Madrid), donde reside su familia y vivió él antes de trasladarse a Londres - EFE

La familia de Ignacio Echeverría confía en poder repatriar su cuerpo el sábado

Se da por satisfecha con las explicaciones del Reino Unido sobre las circunstancias de su muerte durante el atentado en el Puente de Londres

MadridActualizado:

La familia de Ignacio Echeverría, asesinado cuando hizo frente a los terroristas junto al Puente de Londres, pudo al fin este jueves velar su cuerpo y se mostró satisfecha con las explicaciones de las autoridades británicas sobre las circunstancias de su muerte. Los familiares de Echeverría confiaron en tener este viernes el informe preliminar de la autopsia, de forma que el cadáver pueda ser repatriado el sábado. La Policía Metropolitana de Londres no confirmó que Ignacio era uno de los ocho muertos hasta casi cuatro días después. Aunque el jueves sí negó explícitamente que fuera alcanzado por uno de los disparos de los agentes que abatieron a los tres terroristas.

Miembros de la familia Echeverría acudieron el jueves por la mañana a una vista en el juzgado de Southwark, próximo al lugar de la matanza. El juez Andrew Harris les informó de que en la tarde podrían velar su cuerpo. A la salida, sus hermanos Ana y Enrique agradecieron por primera vez la actuación e información facilitada por las autoridades británicas. Enrique Echeverría aseguró que las explicaciones del juez forense fueron «suficientes y correctas». Este viernes previsiblemente tendrán el «informe preliminar» de la autopsia. El definitivo llevará «mucho» tiempo, precisó.

«Algo muy triste y muy duro se está convirtiendo en algo más bonito y muy grandioso que nos hace querer más, apreciar más a nuestro hermano, a nuestra familia, a nuestros amigos y a nuestro país»
Ana Echeverría

Ante la prensa, Ana Echeverría afirmó emocionada: «Algo muy triste y muy duro se está convirtiendo en algo más bonito y muy grandioso que nos hace querer más, apreciar más a nuestro hermano, a nuestra familia, a nuestros amigos y a nuestro país». Al tiempo que insistió en que los funcionarios «están haciendo todo lo que pueden para ayudarnos y que podamos reunirnos cuanto antes, especialmente mi madre, con el cuerpo de mi hermano». «Era valiente, peleón y buenísimo», escribió en Facebook.

La familia se distanciaba así de las críticas vertidas desde España por la tardanza en la identificación y la falta de explicaciones. El miércoles, los ministros de Exteriores y de Interior, Alfonso Dastis y Juan Ignacio Zoido, mostraron su «perplejidad» por el trato «inhumano» que estaban recibiendo unas personas que han tenido una actitud «ejemplar» en días dramáticos.

La Policía Metropolitana aclaró este jueves que un ciudadano resultó heridoal ser alcanzado fortuitamente por una bala de los agentes que abatieron el sábado a los terroristas, pero negó que hubiese muerto nadie a consecuencia de la acción policial, con lo que desmiente el bulo de la posible muerte por un disparo del héroe español, informa Luis Ventoso. «No reconocemos -informó en un comunicado- las alegaciones que están circulando en medios españoles de que un ciudadano recibió un disparo mortal de la policía». Asimismo, la Policía londinense contestó con un lacónico «esto es materia de investigación» a las preguntas de ABC sobre si Ignacio recibió un disparo durante el tiroteo para reducir a los terroristas, qué tipo de heridas causaron su muerte o si podrían comentar su actitud heroica.

Los amigos

Los dos amigos que habían estado esa tarde con Ignacio patinando en un parque cercano y presenciaron cómo fue acuchillado aseguraron a Efe que Echeverría llegó a enfrentarse a los tres terroristas a la vez. Uno de ellos, Guillermo, explicó que huyó del lugar cuando uno de los asesinos se dirigía a él. Tras reunirse el jueves con la familia, Joaquín Echeverría hijo declaró que «estaban hechos polvo, nos pedían perdón y les hemos tranquilizado». Según el relato del amigo, los tres vieron de lejos lo que «parecía una pelea y gente huyendo». Un policía cayó herido. «Ignacio ya estaba pegando con la tabla a los tres terroristas a la vez. Y ellos protegiéndose. Al rato tiraron a Ignacio al suelo con una puñalada», continuó Joaquín Echeverría.

Al mismo tiempo, el padre de Ignacio afirmó en una carta que «Guillermo y Javi intentaron buscarlo y socorrerlo el día del atentado (...) su generosidad y entrega, y el valor de intentar entrar en la escena del crimen, una vez conocida la maldad de los agresores, les hace merecer el máximo respeto y admiración».