Internacional

El expresidente egipcio Hosni Mubarak, limpio de cuentas con la justicia, volverá a casa esta semana

Tras ser absuelto por la muerte de manifestantes en 2011 y cumplida en prisión preventiva una condena por desviación de fondos, el expresidente egipcio será liberado en los próximos días y se irá a su casa en Heliópolis

El expresidente egipcio Hosni Mubarak
El expresidente egipcio Hosni Mubarak - REUTERS

El otrora poderoso 'rais' egipcio Hosni Mubarak, que fue desbancado de la presidencia del país árabe tras la revolución egipcia del 25 de enero de 2011 y retenido desde entonces, será finalmente puesto en libertad en los próximos días, han anunciado fuentes judiciales.

"Será puesto en libertad en uno o dos días", ha afirmado su abogado, Farid al Dib. Mubarak, de 88 años, ha permanecido desde su detención en 2011 bajo custodia en un hospital militar en Maadi, debido a su frágil estado de salud. Tras la sentencia anunciada el pasado 2 de marzo que lo declaraba inocente de la muerte de centenares de manifestantes en 2011, fruto de la brutal represión de las protestas, la Fiscalía egipcia ha aceptado la reiterada petición del abogado Al Dib y ha ordenado la puesta en libertad del mandatario. Sobre Mubarak pesaba una única condena a tres años de cárcel por apropiación ilegal de fondos públicos, dictada en 2015, que la Fiscalía ha "considerado cumplida" por el exmandario, añaden informaciones de la Agencia oficial de noticias, MENA.

Con una sentencia en firme del más alto tribunal de casación egipcio, Mubarak terminó este mes con el largo rosario de procesos judiciales y demandas contra él desde que fuera derrocado. En 2012, el 'rais' fue condendo a cadena perpetua junto a su Ministro de Interior y otros seis consejeros por no hacer nada por impedir e incluso incitar las muertes de 239 egipcios que se manifestaban en las calles y las plazas del país pidiendo su dimisión. Dos años después, otro tribunal anuló el veredicto aduciendo fallos de procedimiento, y ordenó repetir el juicio. Tras un proceso que se ha prolongado durante más de cuatro años, la Justicia finalmente limpió el pasado 2 de marzo al mandatario de toda responsabilidad en la muerte de los manifestantes, pese a los intentos de los abogados de las víctimas por apelar.

Mubarak, que durante casi tres décadas y hasta el 2011 gobernó los destinos de los egipcios con puño de autócrata, ha elegido como retiro su mansión en Heliópolis, barrio del extrarradio cairota, según afirmó hace unos días en una entrevista telefónica con el periódico Sawat el-Omma. Añadió que estaba "bien de salud".

Acuciantes problemas económicos, represión generalizada, torturas en comisarías y otras violaciones de derechos humanos cometidas durante el régimen de Mubarak fueron el detonante para que en 2011 miles de egipcios salieran a las calles en 2011 gritando "paz, libertad y justicia social". En el quinto aniversario de la revolución, y pese a las nuevos ataques a los derechos sociales promovidos por el Gobierno del exmilitar Abdelfatah Al Sisi, jóvenes y adultos insistían a este periódico su sensación de que "habían hecho la historia": parecía imposible, pero protestas sociales desbancaron a un Mubarak que se perpetuaba en el cargo y que pretendía instaurar una suerte de dinastía en su hijo. En 2017, y ante el lavado de responsabilidad del exmandatario suscrito por los triunales, el sentimiento es de decepeción. "Pensémoslo, nadie tendrá que hacerse responsable de la muerte de cientos de egipcios".

Toda la actualidad en portada

comentarios