Experto en terrorismo islamista Fernando Reinares: «En Niza hubo un atronador fallo de seguridad; hay que extraer lecciones»

El estudio «Estado Islámico en España» revela que tres de cada cuatro células detenidas en nuestro país tenía vínculos organizativos con EI

Fernando Reinares, autor del informe del Instituto ElCano «Estado Islámico en España», durante la entrevista con ABC
Fernando Reinares, autor del informe del Instituto ElCano «Estado Islámico en España», durante la entrevista con ABC - Ernesto Agudo
LAURA L. CARO/PABLO MUÑOZ Madrid - Actualizado: Guardado en: Internacional

Fernando Reinares, director del programa de Terrorismo Global del Real Instituto Elcano y recientemente nombrado «Riojano ilustre» en reconocimiento a su lucha contra el terrorismo y la defensa de los valores democrátos, y Carola García Calvo, investigadora del mismo instituto y colaboradora suya, presentaron el martes pasado su estudio «Estado Islámico en España», una radiografía del terrorismo islamista en nuestro país a partir del análisis de todos los individuos puestos a disposición judicial desde 2013. En esta entrevista Reinares analiza este documento y da las claves que, en su opinión, explican el brutal atentado ocurrido el pasado jueves en Niza.

-¿Es de los que creen que la matanza es consecuencia de fallos en las medidas de seguridad?

-El atentado de Niza es una de las expresiones posibles del terrorismo yihadista en Europa Occidental. Por lo común, los atentados múltiples y complejos, preparados por varios terroristas actuando al mismo tiempo, como ocurrió el pasado noviembre en París, son mucho mas letales que los perpetrados por individuos que actúan solos. En el caso de Niza, la inusual elevada letalidad está relacionada tanto con la voluntad mortífera del terrorista, que utilizó un vehículo pesado tal y como han sugerido tanto Estado Islámico como Al Qaida en la Península Arábiga, como sobre todo con el atronador fallo en las medidas de protección, que no impidieron el acceso del camión a un paseo ampliamente concurrido y en un día festivo tan señalado para los franceses. De este terrible fallo hay que extraer las debidas lecciones.

«Encontró en su muy rápida y tópica radicalización una fórmula expeditiva para solventar las dificultades de su atribulada existencia»

-¿El perfil del terrorista aporta claves en este caso?

-Evidentemente. Si tuviese que destacar algo, solo una cosa, en relación con lo sucedido en Niza, me detendría en la figura del terrorista. Un individuo de origen cultural y familiar musulmán debido a su procedencia tunecina, pero no practicante, con muy serios problemas personales y además mentalmente inestable. Un individuo que, debido a que la actual movilización yihadista promovida por Estado Islámico es inclusiva y está en boga entre muchos jóvenes musulmanes de ascendencia islámica en Europa Occidental, encontró en su muy rápida y por consiguiente cabe suponer que tópica radicalización, así como en su inmediata implicación terrorista, una fórmula expeditiva para solventar las dificultades de su atribulada existencia y redimir sus pasadas transgresiones de la religión a un mismo tiempo.

-En su estudio presentado la semana pasada retratan casi científicamente el mapa del yihadismo en España. ¿Cuántos falsos mitos destruye?

-Yo hablaría de tres, fundamentalmente. En primer lugar, sería muy simplista hablar de los individuos que se radicalizan como jóvenes que proceden de los ámbitos de la marginación social y la exclusión, porque los datos relativos a sus niveles educativos no revelan esto. Además, se tiende a dar por descontado que los procesos de radicalización son «online» y hemos demostrado no solo que son mixtos en la gran mayoría de los casos, sino que cuando no lo son, los individuos radicalizados «offline» (de persona a persona) son más que los radicalizados en las redes. Y habría un tercer mito: el de los lobos solitarios. No hay que negar que son una amenaza, pero la más peligrosa procede de las «manadas de lobos»; es decir, células, grupos o redes de los que formaban parte nueve de cada diez individuos radicalizados en favor del Estado Islámico.

-Llama la atención la situación en Cataluña. ¿Hay razones políticas que han contribuido a que sea el foco principal de la movilización yihadista?

-Esa parte no la hemos podido tratar en nuestro estudio. Pero hay dos datos objetivos. Por una parte, la provincia de Barcelona es el principal escenario de terrorismo yihadista asociado a Estado Islámico de toda España, aunque Ceuta junto con la provincia de Barcelona son los principales escenarios de radicalización. ¿Qué se da en Barcelona? Al igual que en Ceuta y Melilla hay un segmento muy importante de segundas generaciones en el conjunto de la población musulmana y sabemos por la experiencia de otros países europeos que ese es el segmento más vulnerable al actual proceso de movilización yihadista. Segundo, la provincia de Barcelona tiene una concentración de lugares de culto y centros culturales salafistas que no se da en otro lugar de España, salvo en Ceuta. Son ámbitos que facilitan la actuación de agentes de radicalización. Ahora, que se haya producido una mayor tolerancia hacia estos sectores salafistas en el contexto de la actual disputa o conflicto independentista es algo sobre lo que hay indicios interesantes, pero no es algo que pueda derivarse de nuestro estudio.

«Desde 2013, y hasta ahora, en torno a cinco individuos al mes han partido para incorporarse a Estado Islámico en Siria e Irak»

-¿La radicalización en España va a más o a menos?

-Tanto el número de detenidos como de combatientes que han salido de España hacia Siria e Irak todavía no muestra signos de estabilizarse y remitir. Desde 2013, y hasta ahora, en torno a cinco individuos al mes han partido para incorporarse a EI en Siria e Irak. Cabe anticipar que, en la medida en que se degrade EI en Siria e Irak y se pierda territorio y capacidad económica, eso va a reducir el reclutamiento de combatientes. También incidirá el hecho de que las fronteras de Turquía resulten menos porosas de lo que lo han sido hasta el año pasado. En conclusión, si las cosas continúan como están en este momento, con mayores controles fronterizos en Turquía y pérdidas para EI en Siria e Irak territoriales y económicas, cabría prever que empecemos a ver un estancamiento, incluso un descenso en el flujo de combatientes terroristas extranjeros hacia Siria e Irak.

-¿Esa pérdida de vigor del EI dentro, en sus territorios, aumenta el riesgo de que la yihad ataque fuera?

-Yo no soy de los que asocia los ataques en el exterior con las pérdidas de EI; esa asociación es fatua, está derivada de la oportunidad y pierde de vista la trayectoria de la organización. Muy al poco de erigirse como tal y de proclamar su califato, Estado Islámico decidió articular una red operativa para Europa Occidental, del mismo modo que decidió deliberadamente introducirse en Libia, negoció su presencia en el Sinaí con los yihadistas locales o ha ido indoctrinando y capacitando seguidores en otros lugares, como el sureste asiático. Por tanto, la ejecución de atentados en territorios fuera de su control forma parte de la estrategia de EI desde el mismo momento de su configuración como tal. Sí puede haber algunos casos en los que se haya tratado de una acción deliberada para proteger determinados flancos de los territorios bajo su control, como en el caso de las actuaciones en Turquía. Pero toda esta cadena de hechos ha ocurrido de un modo que el EI ya había previsto, dentro de un edicto del Ramadán, que decía que iba a ser un Ramadán de yihad.

-Su informe revela que uno de cada tres yihadistas en España tenía voluntad de atentar...

-Un tercio de los detenidos por actividades terroristas relacionadas con EI formaba parte de células grupos o redes con voluntad de atacar en España.

-...Y ustedes añaden que disponían de capacidad operativa.

-Eso significa desde llevar a cabo tareas de entrenamiento, contar con algún tipo de armamento, disponer de los manuales para fabricar explosivos, haber establecido contactos con traficantes de armas o estar pensando en ir a Siria e Irak y volver suficientemente capacitado para ejecutar actos de terrorismo del estilo de lobo solitario o lo que es mucho más preocupante, atentados en manadas de lobos. Subrayo esto por que estamos viendo realmente ataques en manada. Es una forma de actuar que procede de los atentados de Bombay de 2008 y que es cierto que está asumiendo el propio EI como si fuera su modus operandi más significativo. Es la imagen de la manada de lobos que va a atacar... van bien armados, con rifles automáticos, pistolas, granadas, explosivos.. y actuando en una zona de forma simultánea. Se produce ese ataque directo, que no es el de quien pone la bomba y se va a esperar los resultados o el terrorista suicida que se inmola sin más... Saben que van a morir, pero se muere en el curso de un ataque colectivo.

Toda la actualidad en portada

comentarios