Un exasesor de Podemos cuida la imagen de la expresidenta

La especialidad de Gutiérrez Rubi es el manejo de las redes sociales como herramienta electoral

CORRESPONSAL EN BUENOS AIRESActualizado:

Cristina Fernández ha pasado de ser un reflejo (argentino) de Cruella de Vil a mirarse en el espejo de Mary Poppins con Rolex en la muñeca y zapatos Loboutin, los únicos vestigios de su imagen presidencial. La expresidenta argentina ha suavizado sus formas, guardado las uñas, cambiado el gesto y el tono y desarrollado su campaña, prácticamente, en el ciberespacio. Los grandes mítines han cedido paso a espacios de salón o de gimnasio pero sobre todo a vídeos y un trabajo intenso en las redes sociales.

La metamorfosis de «Cristina» no es un fenómeno casual, sus allegados la atribuyen a la intervención de Antoni Gutiérrez Rubí, su asesor español. Fundador en los años 80 de la consultora Ideograma, «le escucha y para sorpresa de todos, sigue con disciplina sus indicaciones», confía una persona del entorno.

Gutiérrez Rubi fue asesor de Podemos y su especialidad es el manejo de las redes sociales como herramienta electoral. De perfil bajo es la cara opuesta a Jaime Durán Barba, el gurú de la comunicación política del presidente Mauricio Macri.