Una estudiante española de Erasmus denuncia haber sido violada en Italia

La joven, de 20 años, pasó la noche en una discoteca de Rímini. No recuerda bien el episodio: «Bebí con dos jóvenes, después los seguí. De la violación no recuerdo nada. Por la mañana, sentí dolor»

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Una estudiante española del programa Erasmus denunció el sábado ante el Arma de los Carabineros haber sufrido una violación en Rímini, ciudad de 148.000 habitantes, en la región de Emilia-Romagna, en el norte de Italia, frente al mar Adriático. La joven, de 20 años, contó que en la noche del viernes sufrió una agresión sexual por parte, al parecer, de dos italianos a los que había conocido en una discoteca. Su reconstrucción del episodio está llena de lagunas de memoria. Reconoció haber bebido mucho y en su denuncia solo ha podido referir algunos momentos. No supo concretar dónde se había producido la violación, ni cuánto ni qué es lo que bebió, ni siquiera ha sabido dar una descripción de los dos hombres que habrían abusado de ella. Recordó haber tomado algunas bebidas con italianos, al inicio de la noche, junto con otros estudiantes procedentes de varios países europeos. La joven estudiante llegó a la discoteca con otra española con la que comparte apartamento. Después sus caminos se dividieron y se reencontraron a las cuatro de la mañana, para volver a casa. Por la mañana sintió dolores en sus partes íntimas y se percató de haber sido violada. Presentó denuncia y acudió a un servicio médico de urgencia. Los médicos han diagnosticado leves lesiones externas, que no excluyen pero que no son suficientes por sí solas para confirmar la violación. Deberá poner luz el resultado de los análisis en curso.

Mientras tanto, los carabineros intentan aclarar lo sucedido, entrevistando a las personas presentes en la discoteca, controlando contactos y mensajes en el teléfono móvil de la joven, así como visionando las imágenes de telecámaras de seguridad al externo del local.

Violaciones en Rímini y Florencia

El caso trae al recuerdo a dos violaciones y una agresión a finales de agosto que realizaron también en Rímini cuatro jóvenes africanos, tres de ellos menores, y uno, Guerlin Butungu, de 20 años, que ahora están en la cárcel. Violaron a una turista polaca y a una transexual peruana, agrediendo y robando a un amigo de la primera.

Por otro lado, los medios italianos informan hoy de otra violación en Florencia. Una italiana de 17 años acusó a «un joven del Este de unos 25 años», del que no conoce la identidad, de haberla violado en la noche del sábado en el trastero de una discoteca. Así mismo en este caso la joven dijo que había bebido.

En las últimas semanas se han sucedido diversas violaciones en Italia, como el caso de dos jóvenes estadounidenses en Florencia, suscitando gran preocupación en la opinión pública. Tras pasar la noche en una discoteca de la capital toscana, volvieron a su casa «escoltadas» por dos policías del Arma de Carabineros, que se ofrecieron a llevarlas a su casa, cuando las dos jóvenes estadounidenses salían de una discoteca y no encontraban taxi. Al llegar a su destino, las violaron. Las jóvenes presentaron denuncia y los dos carabineros, que han sido suspendidos de sus cargos, se defienden afirmando que ellas consintieron la relación sexual.

Polémica y escándalo por declaraciones

A raíz de estos casos se han producido algunas polémicas declaraciones, en especial las de un senador, que levantó escándalo. «Si una bella joven camina sola a las tres de la madrugada, quizás vestida de forma provocadora y se encuentra en determinados ambientes, se expone», afirmó en una entrevista radiofónica el senador D’Anna, biólogo, miembro de un pequeño grupo de centro derecha, Alianza Liberalpopular-Autonomías, que apoya al actual gobierno de Paolo Gentiloni, del Partido Democrático, de centro izquierda.

«Las mujeres tienen un atractivo que es diverso de los hombres, podría hablar de las hormonas, de la agresividad… En ocasiones, un tipo de vestimenta, o en cierto contexto, hace pensar a algunos que haya una manifestación de disponibilidad por parte de la mujer», afirmó el senador, dando un consejo-reprimenda: «No justifico a los violadores. Pero es necesario un poco de sentido común, que a las mujeres no les haría mal. Yo no aconsejaría a mi hija caminar sola a las tres de la madrugada en la periferia, sobre todo si va vestida de forma desenvuelta». Termina Vicenzo D’ Anna proponiendo la cautela como receta contra las violaciones: «Yo no soy un machista, pero el cuerpo de la mujer es objeto y fuente de deseo por parte del hombre. Es un instinto, será primordial y ancestral, lo que queráis. Muchas veces serviría un mínimo de cautela».

Las declaraciones del senador han creado fuerte polémica y han sido condenadas muy duramente por diversos partidos políticos. «Como mujeres estamos escandalizadas por las palabras de Vincenzo D’Anna. Un senador de la República que habla de deseo primordial, pisoteando la dignidad de las mujeres es escandaloso; son palabras inaceptables que muestran todavía una idea primitiva de la mujer-objeto, que no es libre de vestir y actuar como mejor cree», afirman en una nota mujeres del ejecutivo nacional de los Verdes, que piden la dimisión del senador.

El senador Vincenzo D’Anna había presentado su candidatura a la presidencia del Colegio Nacional de Biológos, pero tras sus declaraciones se han rebelado contra él sus colegas biólogas, que son el 70 por 100 de los inscritos al citado Colegio.