Martha O'Donovan, en el centro de la imagen
Martha O'Donovan, en el centro de la imagen - AFP
África

Una estadounidense podría enfrentarse a 20 años de prisión por burlarse de Mugabe en Twitter

La Fiscalía le acusa de pertenecer a una trama para «derrocar el gobierno» de Zimbabwe

Corresponsal en JohannesburgoActualizado:

Una joven de Nueva Jersey se enfrentará a cargos por «intentar derrocar» al gobierno de Robert Mugabe al hacer mofa, a través de un tuit, del presidente más longevo del mundo. Le podrían caer 20 años de prisión por ello.

El 3 de noviembre Martha O'Donovan, de 25 años, era detenida en su casa de Harare (Zimbabwe) acusada de desestabilizar el gobierno y socavar la autoridad del presidente Mugabe. Tras seis días en prisión, un juez del Tribunal Superior en Harare le concedió la libertad bajo fianza de 1.000 dólares (unos 860 euros) y expresó su escepticismo ante los cargos presentados contra O’Donovan. Para el juez Clement Phiri la estadounidense tiene una «defensa plausible” y, a priori, no ve ninguna evidencia de que la joven forme parte de una trama para «derrocar al gobierno».

Todavía no hay fecha para el juicio, mientras tanto la joven de Nueva Jersey no podrá salir del país ya que le han retirado el pasaporte. O’Donovan trabaja para Magamba Network, creando contenido de sátira política dirigida a un público joven.

Para los fiscales el delito está claro: «Desde febrero, O’Donovan está tratando de fomentar la agitación política a través de la expansión, el desarrollo y el uso de una sofisticada red de plataformas de redes sociales, así como a través de diversas cuentas de Twitter». El tweet que presentaron para apoyar su denuncia decía: «Estamos gobernados por un hombre egoísta y enfermo», publicado a través de una cuenta anónima llamada @matigary, que sigue operativa tras la detención de la joven.

O’Donovan es representada por el abogado Obey Shava, que es miembro de Abogados por los Derechos Humanos en Zimbabwe. Según éste, los cargos son «débiles e inventados» y aseguró que están deseando que empiece el juicio cuanto antes. Además, de lamentar que su cliente tenga la «libertad restringida». Por su parte, el portavoz de Embajada de los Estados Unidos en Harare, David McGuire, celebró la decisión del juez de dejar a Martha en libertad bajo fianza y declaró estar siguiendo el caso muy de cerca.

Desde Amnistía Internacional también han pedido que se retiren los «absurdos cargos» contra la estadounidense. «Expresar una opinión en un tweet no es un crimen. Su arresto fue el último ejemplo del profundo desprecio de las autoridades zimbabuenses por la libertad de expresión», dijo el director ejecutivo para Zimbabue, Cousin Zilala.

Grupos de derechos locales e internacionales han iniciado una campaña en las redes sociales bajo el hashtag #FreeMartha, que insta a los zimbabuenses a solicitar su liberación.

Con esta detención, las autoridades dejan claro que no tolerarán la más mínima crítica al líder del país. No es la primera vez que el gobierno toma medidas drásticas como ésta. El año pasado, inició una ofensiva contra los activistas y el uso de estos de WhatsApp y Facebook, lo que provocó mucha agitación en las calles.

Zimbabwe está intensificando los esfuerzos para controlar las redes sociales, con vistas a las elecciones nacionales de 2018. Mugabe, que para entonces tendrá 94 años es el candidato de su partido (ZANU-PF) a pesar de su frágil estado de salud, que le ha llevado a visitar Sudáfrica en varias ocasiones por motivos médicos. Uno de los posibles candidatos a sustituirle era Emmerson Mnangagwa, su vicepresidente hasta el pasado lunes. Mugabe lo despidió por “deslealtad” y todo apunta a que su mujer, Grace Mugabe, ocupará dicho cargo en su imparable carrera hacia la presidencia del país. Ésta cuenta con el apoyo de las juventudes del partido así como con buena parte de los altos cargos del ZANU-PF.

Esta misma semana, el líder africano que ayudó a liderar la lucha de Zimbabwe por la independencia, ha rebautizado el aeropuerto de Harare con su nombre. Mugabe, quién ha tenido poca oposición desde que accediera al poder en 1980, ha sido criticado por corrupción y abuso de poder en repetidas ocasiones.