El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, propondrá a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, adoptar «medidas adicionales restrictivas» para Venezuela
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, propondrá a la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, adoptar «medidas adicionales restrictivas» para Venezuela - EFE

España aboga por medidas de la UE contra Maduro, pero no por sanciones económicas

Aznar desvela que pidió al Gobierno que lidere una posición común europea

Actualizado:

El Gobierno español es partidario de que la Unión Europea adopte «medidas adicionales restrictivas» contra el régimen bolivariano de Venezuela, pero no de que se apliquen sanciones económicas como las anunciadas por Estados Unidos, para no perjudicar a la población. Esa fue la idea dejada ayer ante los periodistas por el ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis, quien hizo tal propuesta a la Alta Representante para la Política Exterior de la UE, Federica Mogherini.

Dastis indicó que la UE tiene su propio procedimiento y que el Gobierno prefiere optar por «medidas individuales, selectivas y específicas» que afecten a los responsables de la situación que atraviesa Venezuela, como la prohibición de viajar o de visados.

Mantener al embajador

El ministro indicó que, además de con Mogherini, iba a hablar con algunos de sus colegas iberoamericanos.

Dastis, que hizo un llamamiento para la excarcelación de López y Ledezma, señaló también que no está previsto llamar a consultas al embajador de España en Caracas, Jesús Silva, porque se considera que, ahora, es más útil su presencia «sobre el terreno» para asegurar la situación de los españoles y tener una interlocución con las autoridades venezolanas y con la oposición.

Más duros en sus planteamientos se mostraron los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Felipe González, quienes coincidieron en calificar de «secuestro» la acción sufrida por López y Ledezma. Aznar desveló en la Cope que el lunes pidió «privadamente» al Gobierno español que lidere en el marco de la Unión Europea una posición común que «deslegitime totalmente» la Asamblea Constituyente de Maduro y su régimen, y manifieste «un apoyo total» a la oposición venezolana.

«Espero que el Gobierno actúe y lo haga de una manera extraordinariamente rápida y diligente», afirmó, apostando por estudiar sanciones individuales contra todos los miembros del régimen y estudiar también la situación de Venezuela en todos los organismos e instituciones internacionales. Además, cree que las medidas deben llevarse a cabo «en colaboración con Estados Unidos y los países latinoamericanos». Por su parte, Felipe González declaró a Antena 3 que «ojalá» la UE siga el ejemplo de Estados Unidos y adopte sanciones económicas contra Maduro, y contra varios «revolucionarios de pacotilla». En concreto, abogó por «congelar» sus cuentas corrientes que, según sostiene, «han sido robadas a costa del hambre de los venezolanos». Por el contrario, la coportavoz de la Ejecutiva de Podemos, Noelia Vera, dijo que apuestan por la vía del «diálogo» para que Venezuela resuelva el «conflicto» en el que está inmersa. A la vez, acusó al PP de «irresponsable» por pedir sanciones para el Gobierno de Nicolás Maduro y tratar de obtener «rédito político» de la situación del país latinoamericano.