Choques en una protesta en Caracas - AFP

La escasez provoca un aumento de los linchamientos en Venezuela

Los saqueadores de comercios son asesinados en el sitio en cuanto son sorprendidos

MadridActualizado:

Venezuela encabeza desde hace años las listas de los países más violentos del mundo. Pero en los últimas semanas, la dramática escasez de alimentos, medicinas y otros productos de primera necesidad que sufre este país rico en petróleo viene acompañada de un nuevo fenómeno de violencia: los linchamientos «crueles e inhumanos» de quienes son sorprendidos en pleno saqueo de comercios o vehículos de transporte de mercancías, según se denuncia en un devastador informe elaborado por servicios de información occidentales al que tuvo acceso ABC. Esta nueva forma de violencia ocurre en medio de una crisis política, económica y social sin precedentes, en la que los ciudadanos sufren «terribles casos de muertes» en hospitales por falta de medicinas y medios materiales, así como largas colas para comprar comida.

Los grandes centros de distribución de alimentos de ciudades como Maracaibo, Barquisimeto y Maracay han padecido en los últimos días estos violentos saqueos de supermercados y farmacias «cada vez más frecuentes» en el país. Guarenas, la enorme ciudad dormitorio a las afueras de Caracas, soportó hace poco dos jornadas de «intensas protestas» por falta de alimentos. La Guardia Nacional redobló la seguridad para proteger supermercados y camiones, al mismo tiempo que un buen número de personas se agolpaban junto a los establecimientos para exigir que les vendieran alimentos. Al menos diez personas fueron detenidas, acusadas de incitar a la protesta. También en los estados de Aragua y Cojedes han ocurrido graves protestas por falta de alimentos.

Un tercio de los venezolanos aprueba la justicia por la mano

Frente a este aumento de los saqueos y disturbios, la ONG Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) ha registrado un «incremento sostenido» de los linchamientos «debido al aumento sostenido de la violencia en los últimos 17 años» de chavismo, en un país que en 2015 tuvo una tasa de homicidios de 90 por cada 100.000 habitantes. El director del OVV, Roberto Briceño León, explica que solo un tercio de los venezolanos no justifica en ningún caso esta forma de tomarse la justicia por la mano; otro tercio la aprueba para casos de crímenes atroces, mientras que el último tercio la apoya porque considera que «la Policía no actuará, no habrá castigo ni justicia».

El deterioro generalizado es «crítico» en los hospitales públicos por «la carestía de los medicamentos, la paralización de los equipos técnicos por falta de mantenimiento, la escasez de profesionales y las paupérrimas condiciones de las instalaciones y demás servicios», recalca el informe.

Polémico decreto

En los últimos meses, los venezolanos no han dejado de padecer la escasez, inflación y la caída del poder adquisitivo. Los analistas creen «poco probable» que el polémico decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica mejore una situación social que ha empeorado «dramáticamente en las últimas semanas» porque el régimen de Maduro insiste en acusar del deterioro a la «guerra económica impulsada por actores nacionales e internacionales», en lugar de buscar la raíz de los problemas en su gestión.