El opositor venezolano Antonio Ledezma, durante la entrevista en Madrid - Matías Nieto

Entrevista al alcalde de CaracasAntonio Ledezma: «Militares descontentos con el Gobierno venezolano me ayudaron a escapar»

Tras liberarse de su arresto domiciliario y huir de la dictadura chavista, el opositor relata a ABC cómo logró burlar a sus carceleros y sus planes para proseguir la lucha por la democracia

MadridActualizado:

Poco después de comenzar la primera entrevista que concede Antonio Ledezma, alcalde de Caracas, desde la escandalosa detención en su despacho oficial el 19 de febrero de 2015, el opositor venezolano hace un inciso y se disculpa por la «falta de entrenamiento» que presupone denotan sus respuestas. Lleva casi tres años sin hablar con medios de comunicación ni dictar conferencias, algo a lo que estaba acostumbrado desde que era un adolescente. El líder de Alianza Bravo Pueblo llegó este sábado por la mañana a Madrid, en un vuelo procedente de Bogotá, tras protagonizar una fuga «de película», en la que ha jugado un papel determinante el expresidente de Colombia Andrés Pastrana. Ledezma acababa de reunirse con Mariano Rajoy, y el salón del hotel madrileño cercano al Congreso de los Diputados en el que dio la entrevista a ABC era un fluir de familiares y amigos. Los últimos en llegar, sus hijas Isabel y Vanesa y su hermano Renato, que venían de Italia. No faltaron abrazos y lágrimas de emoción.

Ledezma fue dos veces elegido alcalde de Caracas: en noviembre de 2008 y en diciembre de 2013. El mes próximo habría podido terminar su mandato si el régimen de Nicolás Maduro no lo hubiera detenido por una supuesta conspiración. Su juicio quedó después paralizado. Tras conocer que las autoridades venezolanas planeaban su traslado a la cárcel de la policía política conocida como «la tumba», por su firme posición ante un diálogo entre Gobierno y oposición que él califica de «parodia», improvisó una fuga que no comunicó a su familia.

Asaltado y robado

Desde que los guardianes de Ledezma llamaron a la puerta de su casa las 07.10 de la mañana del jueves -como hacían cada día para tomar la foto de control rutinaria-, el alcalde de Caracas vivió 22 horas de infarto por carreteras venezolanas hasta que atravesó a pie el puente internacional que une San Antonio del Táchira con Cúcuta (Colombia). Superó 30 controles de la guardia y la policía; en 4 estuvo a punto de ser descubierto. Por tomar un atajo, fueron asaltados y les robaron dinero y bolígrafos. En otro momento, para no ser identificado, llegó a «interpretar una obra de teatro para explicar que me habían robado la cédula de identidad». A las 06.30 de la mañana del viernes, en la entrada del puente internacional Simón Bolívar, el corazón le dio un vuelco cuando una mujer le identificó. A diez pasos de la libertad, el guardia que la había oído, le dijo: «Pase y siga su lucha». En el recuento del periplo hasta que «me sentí a salvo» en Colombia, explicó que sus vigilantes no se dieron cuenta de la fuga hasta las 08:00 de la mañana del viernes. Entonces rodearon la embajada de Chile, pero él ya era una persona libre en territorio colombiano.

-¿Cómo consiguió burlar a las patrullas policiales y a la policía política para comenzar el jueves por la mañana una fuga «de película», como usted mismo la ha calificado?

-Venía estudiando cómo utilizaban el tiempo los policías. Una vez me hacían la foto en la puerta de mi apartamento, a las 7 u 8 de la mañana, desayunaban y desde la ventana yo veía sus ubicaciones. Decidí salir corriendo todos los riesgos porque mi casa estaba vigilada por al menos dos patrullas de la Policía Nacional. Me hicieron la foto a las 07.10 y a las 08.30 ya estábamos saliendo en un vehículo cuatro personas, entre ellas una mujer muy valiente. Para poder llegar donde lo hice, conté con el apoyo de mucha gente. Para pasar por 30 controles, algún militar me tuvo que haber hecho un guiño. Revela que no todos los militares están postrados ante la tiranía. Hay militares que sienten vergüenza de ver cómo sus galones no están siendo bien llevados. Conté con el apoyo de gente, entre ellos militares, inconformes con este Gobierno, asqueados con la corrupción y de cómo se han degradado las instituciones en Venezuela.

-En Cúcuta anunció que desde España emprenderá una gira mundial para seguir su lucha democrática por los derechos humanos y la libertad de los venezolanos. ¿Cuánto tiempo permanecerá en España?

-Lo necesario. Acabo de tener una entrevista de hora y media con el presidente Rajoy, en la que me ha dicho que me sienta como en mi propia casa, que España no va a regatearle ningún respaldo a la lucha por la democracia y la libertad en Venezuela. Le hablé primero no de mí, sino de los venezolanos que están pasando hambre, que se están muriendo por falta de medicinas. Se conmovió mucho cuando le describí la situación de cerca de 300.000 niños desnutridos que tenemos en el país con las mayores reservas de petróleo del mundo. Le pedí que sea él quien encabece en Europa la gestión para que se abra el canal humanitario en Venezuela, pero que sea administrado por las iglesias venezolanas, para que cualquier ayuda que se logre sea para los necesitados, sin importar su tendencia política, que no se politice y no se juegue con el hambre de los venezolanos. En segundo lugar le solicité que siga insistiendo en Europa por la libertad de los perseguidos políticos.

Conversamos también sobre el diálogo en República Dominicana, que es la prolongación de la parodia que comenzó el año pasado y ha terminado en un gran fraude a un pueblo que ha luchado denodadamente y ha sentido desengaños. También ha llorado la muerte de más de 130 personas en las protestas celebradas entre abril y julio, con más de 15.000 heridos y miles de personas sometidas a juicio de presentación. En Venezuela siguen cerrando medios de comunicación, se incrementan los presos políticos desde la llegada del expresidente Rodríguez Zapatero como moderador y el país tiene la inflación más alta del mundo, un promedio del 50% mensual, con los salarios más paupérrimos del mundo. Fue un gesto con Venezuela que nada más bajar del avión el presidente Rajoy me llamase para recibirme en Moncloa. También el viernes el presidente Juan Manuel Santos tuvo un gesto conmigo al interrumpir una reunión para hablar conmigo por teléfono. En breve conversaré con Mauricio Macri. Con sus llamadas y solidaridad, estos presidentes son defensores de la democracia y la libertad venezolana, no es que estén con la oposición.

-¿Le pidió asilo político al presidente Rajoy?

-No, no he pedido asilo político, simplemente buscar una figura que me permita estar en España los días que necesite para moverme en Europa y desde allí trasladarme a otros continentes. Voy a cumplir una agenda, seré una voz más en defensa de los presos políticos y de los exiliados venezolanos. Esa va a ser también mi lucha, la libertad de los presos políticos. Cuando salí de mi casa, en la que he vivido los últimos 34 años de mi vida, donde nacieron mis hijas y estaban mis libros, mis compañeros estos años de prisión domiciliaria, dejé dos fotografías de dos hermanos con los que he compartido cárcel: Leopoldo López y Daniel Ceballos. Temo por ellos. López está bajo arresto domiciliario y Ceballos en el Helicoide (sede de la policía política). Daniel no declina ni pacta sus ideales y Leopoldo es un valiente a toda prueba y está sufriendo junto a su familia ese arresto domiciliario.

-¿Qué países piensa visitar para «seguir luchando por la liberación» de Venezuela?

-Portugal, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia. Viajaré a Washington para asistir a una reunión de la OEA (Organización de Estados Americanos). Lo más seguro es que en diciembre me traslade a Bruselas para recoger el Premio Sajarov otorgado a la oposición venezolana. También a Sudamérica para tener contacto con los gobiernos de los países que forman parte del Grupo de Lima y hablar de las sanciones de EE.UU., Canadá y la UE, que no son contra el pueblo venezolano, sino contra corruptos, personas específicas. Les quiero trasladar que no estamos en contra de una salida electoral, sino contra elecciones manipuladas, como las regionales y las fraudulentas constituyentes. Hasta la empresa Smartmatic confesó que había sido un fraude.

-¿Le parece paradójico que mientras usted se refugia en España, el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont lo ha hecho en Bélgica?

-No, la diferencia es que yo estoy luchando para unir a Venezuela, y Puigdemont ha dado saltos al vacío para dividir a España.

-¿Le preocupa que, con su llegada a España, le acusen de abandonar a los venezolanos?

-Todos conocemos el valor de cada uno: Leopoldo López, Daniel Ceballos y yo, los que vivimos en la cárcel de Ramo Verde. No sabemos qué es peor si la casa por cárcel o la cárcel propiamente dicha. Esos días en los que volvimos a la cárcel Leopoldo y yo fueron días de intensa hostilidad. Para liberarme como me liberé hay que tener sangre fría, ganas de libertad y de luchar por Venezuela. Porque creo que soy más útil aquí ahora. Venezuela no necesita mártires. Necesita gente activa. Los mártires que recordaremos son los estudiantes que se inmolaron.

-¿Teme la quiebra de su país, la suspensión definitiva de pagos?

-Eso sería avalar el despilfarro más grotesco de la historia del mundo. Estamos hablando de un océano de petrodólares que se han despilfarrado. En 4 años se han pagado 72.000 millones de dólares por el servicio de la deuda. Eso es una fortuna que, en buena parte, está en cuentas bancarias de los grupos que han hecho negocios con los bonos de la república que involucran a Pdvsa (Petróleos de Venezuela). Hoy Venezuela produce 170.000 barriles de petróleo menos al día. La OPEP lo ha reconocido. Esto revela la bancarrota de Pdvsa, con sus refinerías desvencijadas. Hay líneas rojas que no se pueden traspasar. Y ahora quieren que reconozcamos esa orgía financiera.