Un edificio de viviendas en Londres se consume por un enorme incendio - REUTERS

Al menos 17 muertos tras el incendio de una torre de 24 plantas en Londres

No se ha especulado todavía con la posible causa del fuego y nadie ha aludido a un incidente terrorista

CORRESPONSAL EN LONDRESActualizado:

Las fuerza de seguridad han confirmado que hay al menos 17 muertos y 50 heridos, ingresados en cinco hospitales, tras el incendio que ha arrasado un edificio de Londres durante la noche del martes al miércoles. Además, según fuentes de la alcaldía, numerosas personas siguen desaparecidas. Por su parte, los bomberos han logrado alcanzar la planta 21 del inmueble, y han explicado que creen que la construcción continuará en pie.

La construcción, de 24 plantas, tenía unos 600 vecinos, divididos en 120 pisos. Los vecinos están relatando escenas de un terrible dramatismo. Por ejemplo «una mujer en la ventana de un séptimo piso, pidiendo ayuda a gritos antes de saltar». Otros clamaban por ayuda para sus niños. No se ha concretado todavía cuántas personas lograron evacuar la torre en llamas y cuantas perecieron atrapadas en su interior.

Se acumulan los indicios de que la torre Grenfell era una trampa mortal en caso de incendio. Además, los protocolos de seguridad del edificio incrementaban el problema, al recomendar no salir del piso: «A menos que el fuego sea en su piso o el pasillo de su piso, debe permanecer en su apartamento. Esto se debe a que la torre Grenfell está diseñada con rigurosos métodos de seguridad. También las nuevas puertas pueden contener el fuego más de media hora, lo que da tiempo de sobra para que lleguen los bomberos». Unos consejos que a la vista de lo ocurrido se tornan lacerantes.

Frente a la torre, ennegrecida tras el fuego y todavía humeante, hay 250 bomberos, con 40 vehículos contra el fuego. Se han desplazado catorce unidades de rescate. El efectivo se completa con cien policías y cien médicos.

«Todo va de blanqueo de dinero»

El incendio comenzó a la una de la mañana en un segundo piso y se propagó a las plantas superiores rapidísimamente. El vecino que vivía allí lo ha recogido en su cuenta de Facebook: «Un fuego en mi piso originó esto. Estoy fuera y seguro, pero no sé si mi piso lo estará». Los pasillos se llenaron de humo y llamas. Algunos residentes intentaron descolgarse con sábanas y otros saltaron. Hubo «momentos horribles», según los testigos. La torre ardiendo en la noche podría verse a gran distancia desde muchos puntos de Londres.

El edificio es propiedad del burgo de Kensington y Chelsea, una de las autoridades municipales de Londres, de las más ricas, pues los barrios del mismo nombre son de los más elitistas de la ciudad. No es el caso del lugar del incendio, en North Kensington, cerca de Notting Hill. Aunque el barrio vecino se ha puesto de moda y los precios se han disparado, la torre Grenfell se encuentra en un grupo de viviendas de protección pública llamado Lancaster West, cerca de Ladbroke Grove, calle ya de alto nivel.

L.V.

Los centenares de vecinos de la torre cuentan con una asociación, llamada Grenfell Action Group, que había alertado del riesgo de incendio antes y durante los trabajos de rehabilitación que se completaron el año pasado. El burgo de Kensington y Chelsea invirtió el equivalente a 13 millones de euros en mejorar el aislamiento de la fachada, la calefacción central e instalar doble ventana. Los vecinos advertían que el edificio no estaba preparado para una evacuación en caso de fuego y que el acceso a la zona de los vehículos de auxilio estaría «muy restringido». Por desgracia sus advertencias se han cumplido de manera terrible. Precisamente, dos vecinos que no se encontraban en el inmueble han denunciado en «The Guardian»: «Todo va de blanqueo de dinero mediante 'proyectos' al coste de las vidas de las personas».

Reacciones y solidaridad

Dany Cotton, jefa de los bomberos de Londres, asegura que nunca se había enfrentado a un fuego así: «Es un caso sin precedentes. En mis 29 años de carrera como bombero nunca había visto nada de esta escala. Los bomberos están trabajando muy duro, pero las condiciones para rescatar a la gente son extremadamente difíciles». El responsable de los bomberos da el dato de que «llegamos allí solo seis minutos de recibir el primer aviso». Los bomberos regaron la torre con una plataforma a la altura de la décima planta. Pero su acción de refresco parecía impotente frente a las llamas, fuera de control en muchos momentos. Durante la noche se temió que la torre colapsase y se viniese abajo.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, ha calificado el incendio de «muy grave». Un nuevo golpe para una ciudad que estaba superando el horror del atentado del Puente de Londres y el Borough Market y que antes había recibido, el 22 de marzo, otro ataque terrorista frente al Parlamento. El regidor también ha indicado que hay varias preguntas muy serias «que deben ser respondidas cuanto antes» y ha agradecido que los vecinos desoyesen las recomendaciones: «Afortunadamente no se quedaron en sus pisos y buscaron ponerse a salvo». Además, Khan ha anunciado que se investigará «por qué nuestros servicios de rescate no tuvieron manera de llegar a techo de una torre de 24 plantas».

En el edificio social vivía gente de clase social baja, con muchos vecinos de origen inmigrante, incluidos algunos refugiados, como Mahmoud, un joven sirio de 25 años que logró salvar su vida al encontrarse trabajando fuera cuando comenzó el siniestro. Los investigadores no concretan todavía la causa del fuego y reconocen que será complejo establecerla. Una vez más, los londinenses han dado prueba de su carácter solidario y algunos vecinos e iglesias locales se han organizado para dar ayuda (bebida y alimentos) y acoger a los damnificados que se han quedado sin sus casas.

La policía ha facilitado un teléfono de contacto e información 0800 0961 233. Han sido evacuadas otras viviendas del perímetro de la torre.