El exmariscal Abdelfatah Al Sisi, de 62 años
El exmariscal Abdelfatah Al Sisi, de 62 años - ABC

Egipto mata al menos a 16 milicianos islamistas en la península del Sinaí

El ataque se ha llevado a cabo para garantizar la seguridad de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de marzo

EL CAIROActualizado:

El Ejército de Egipto ha acabado con la vida de al menos 16 milicianos islamistas y ha arrestado a otros cuatro en el marco de la ofensiva lanzada el pasado viernes en la península del Sinaí contra la insurgencia yihadista para garantizar la seguridad de cara a las elecciones presidenciales del próximo mes de marzo.

Las fuerzas egipcias han efectuado nuevos ataques contra objetivos terroristas que incluyen depósitos de armas y vehículos, así como pisos francos, en el Sinaí, pero también en el delta del Nilo y en el desierto occidental.

«La Fuerza Aérea ha alcanzado y destruido 66 objetivos usados por elementos terroristas para esconderse de los ataques aéreos y de artillería y para escapar de sus bases durante los ataques», ha indicado el cuerpo militar este domingo en un comunicado difundido por redes sociales.

Además, las tropas egipcias han localizado y destruido un centro de comunicaciones en el que han encontrado material propagandístico sobre la yihad y seis granjas utilizadas para el cultivo y la producción de narcóticos.

Cientos de policías y militares han muerto en los dos últimos años de insurgencia islamista en Egipto, principalmente en la región del Sinaí, donde opera Provincia del Sinaí. Hasta noviembre de 2014 el grupo armado era conocido como Ansar Bait al Maqdis, vinculado a Estado Islámico.

El pasado mes de noviembre, un atentado contra una mezquita sufí en el norte de la península del Sinaí acabó con la vida de más de 300 personas, convirtiéndose en el ataque con más víctimas mortales registrado en la historia reciente de Egipto. La autoría ha sido atribuida a Estado Islámico, aunque no lo ha reivindicado.

Días después del atentado, el presidente de Egipto, Abdelfatá al Sisi, ordenó a las fuerzas de seguridad que pusieran en marcha una operación para pacificar la península del Sinaí y les autorizó a utilizar «toda la fuerza bruta necesaria» para lograr el objetivo en un plazo de tres meses.

Este plazo está a punto de expirar y por ello Al Sisi dio el viernes una nueva orden para arreciar la ofensiva sobre los terroristas. Las operaciones militares se han reforzado en el Sinaí y se han expandido al delta del Nilo y al desierto occidental.