Logotipo de la cadena de noticias en árabe
Logotipo de la cadena de noticias en árabe - REUTERS

Egipto bloquea una veintena de webs de noticias, incluida Al Yasira, por «incitación al terrorismo»

La medida se considera «una más de la actual campaña de represión» contra medios y activistas críticos con el Gobierno de Al Sisi

El CairoActualizado:

El Gobierno egipcio ha bloqueado esta semana el acceso a una veintena de portales de noticias online, entre ellos Al Yasira y Huffpost Arabi, por presuntamente incitar al terrorismo y difundir mentiras, en un último movimiento de su enconada represión contra la prensa en el país, según han denunciado periodistas y activistas proderechos humanos.

Tanto la versión en árabe como en inglés de la cadena catarí Al Yasira, cuyos periodistas ya fueron especialmente perseguidos por su cobertura de las protestas de 2013, permanecen inaccesibles desde el miércoles por la tarde en territorio egipcio, así como los portales de otras veinte webs locales e internacionales, según la enumeración de la agencia estatal MENA. «21 sitios webs han sido bloqueados dentro de Egipto por incluir contenido que apoya el terrorismo y el extremismo, así como por publicar mentiras», señaló una fuente de seguridad a la agencia. Según esta misma fuente, estos portales se enfrentarán a cargos penales, aunque de momento no se ha presentado el caso en la fiscalía.

«La decisión de bloquear 21 sitios web sin aviso previo de ninguna autoridad -ni judicial ni administrativa- consolida de hecho la ausencia de la Ley y del institucionalismo en las decisiones del Gobierno. Nos hemos convertido en una prisión cuyos muros se hacen más altos día a día», critican desde la Red Árabe por la Información de Derechos Humanos (ANHRI).

Muchas de las webs han sido señaladas por sus lazos con el grupo de los Hermanos Musulmanes, ilegalizado y catalogado como terrorista por el Ejecutivo de Abdelfatah Al Sisi desde 2013, o por recibir financiación de Qatar, país que tradicionalmente ha apoyado al grupo. Los lazos de Qatar con la Hermandad Musulmana ha dificultado en los últimos años la relación con Egipto, que lo acusa de financiar y apoyar el terrorismo en el país. Desde la asonada militar contra el presidente islamista Mohamed Mursi en 2013, el Gobierno de Al Sisi ha ejecutado una violenta represión contra miles de supuestos partidarios del grupo u opositores políticos, pero también contra periodistas.

La situación de la libertad de prensa en el país norteafricano empeora cada año: con el 2017, Egipto entró en la franja más oscura del ránking mundial de Reporteros Sin Fronteras (RSF). «Desde 2013 el gobierno de Al-Sisi orquesta una caza a los periodistas que sospecha tienen una relación cercana con los Hermanos Musulmanes y se habla de una “sisización” de los medios de comunicación», apuntan desde la organización.

El país se ha convertido en una de las mayores prisiones del mundo para los periodistas, tan sólo por detrás de países como China o Eritrea, y Turquía tras el intento de Golpe de Estado. Al menos 25 periodistas permanecen en las cárceles egipcias, muchos en prisión preventiva durante años sin haber sido todavía juzgados, según cifras del último censo carcelario del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ). El juicio del fotorreportero conocido como Shawkan ha sido retrasado en más de una veintena de ocasiones por los motivos más peregrinos (como que en la sala no cabían los acusados, más de un centenar, en hasta dos ocasiones), una herramienta cada vez más común en el sistema judicial egipcio.

A finales de 2016 el Parlamento aprobó una nueva ley de medios que hace temer un mayor control del Ejecutivo sobre unos medios cada vez más coartados. Desde finales de 2015, la Ley contra el terrorismo impone condenas de cárcel contra periodistas que no respeten la versión de las autoridades en materia de atentados o seguridad nacional. Cada cierto tiempo, jóvenes internautas, especialmente editores de páginas de Facebook, son detenidos bajo acusaciones de organizar a partidarios de la ilegalizada Hermandad o publicar «mentiras que dañan la imagen internacional» del país árabe. El bloqueo de estas 21 nuevas páginas web de portales de noticias «es parte de la actual brutal campaña de represión impuesta contra la libertad de expresión en internet desde mediados de 2013, bajo el pretexto de estar combatiendo el terrorismo», añaden desde ANHRI.