Nicolas Dupont-Aignan, el candidato minoritario que podría dejar sin segunda vuelta a Fillon
Nicolas Dupont-Aignan, el candidato minoritario que podría dejar sin segunda vuelta a Fillon

Elecciones Francia 2017Dupont, el escollo en la pelea de Fillon por remontar el vuelo

El minúsculo partido «Francia en pie» puede llevarse votos vitales de la derecha

Corresponsal en ParísActualizado:

¿Puede una Francia conservadora, muy conservadora o ultraconservadora elegir a un presidente de centro o de izquierdas? Ese es el dilema histórico, a tres días de la primera vuelta, el domingo día 23.

A la derecha de François Fillon, candidato conservador, el candidato ultraconservador Nicolas Dupont-Aignan dio en la tarde de ayer una nueva prueba de fuerza, en el corazón histórico de París, en un mitin relativamente «minoritario», pero más que suficiente para eliminar al candidato de la derecha mayoritaria.

Dupont-Aignan fue durante toda su vida política un figurante insignificante entre las familias del centro derecha francés, dominado por personalidades como Chirac, Sarkozy, o Fillon. Hasta que se le apareció Santa Juana de Arco, en sueños, diciéndole que su «misión histórica» es salvar a Francia de las «traiciones» de la derecha.

A partir de tal revelación, Dupont-Aignan creó un micro partido, Debout la France (Francia, en pie), y presentó su candidatura en las presidenciales de 2012, consiguiendo entonces el 1,79% de los votos. Nadie lo tomó en serio.

Cinco años más tarde, Dupont-Aignan vuelve a intentar la misma aventura. Y ha crecido del 1 al 4% de intenciones de voto en un trimestre corto. Hasta hace dos semanas, seguía viviendo en la periferia del sistema político francés, recluido en un 2-2,5 % de intenciones de voto. Hasta que, repentinamente, se ha convertido en otra revelación inesperada, con un 4% de intención de voto. Más que suficientes para favorecer la derrota de François Fillon y facilitar el triunfo de Marine Le Pen, extrema derecha, y Emmanuel Macron, centro reformista.

¿Cual es el programa de Dupont Aignan? En su mitin de ayer, en el Circo de Invierno, él mismo lo resumió de este modo: «Lo que yo estoy dispuesto a cumplir es hacer realidad todas las promesas incumplidas por la derecha desde hace muchos años. Controlar la emigración. Restaurar el puesto de Francia en el mundo. Negociar en Europa una mejor defensa de los intereses nacionales. Realizar una reducción masiva de los impuestos y las cotizaciones salariales. Consumar, en definitiva, la ruptura que prometió Sarkozy y que ni él ni Fillon cumplieron».

Hundirse juntos

Dupont-Aignan está a la derecha de Fillon y a la izquierda de Le Pen. Su minúsculo partido no tiene implantación nacional. No tiene aliados de ningún tipo. No tiene diputados, ni senadores, ni alcaldes. Él mismo solo es alcalde de Yerres, una ciudad de 29.000 habitantes, al sur de París. Antiguo discípulo de Jacques Chirac, poseído por el mesianismo del líder carismático, salvador de la patria, no puede aspirar a gran cosa: pero su prueba fuerza de ayer, en París, confirma que sus votos pueden contribuir a eliminar a Fillon.

Juntos, los votos de Fillon (19-20 %) y Dupont-Aignant (4 %) podrían estar a la cabeza de las intenciones de voto conservadoras, el domingo. Enfrentados, Dupont-Aignant no irá a ninguna parte. Pero su presencia es un obstáculo temible para Fillon. Ante tales riesgos, el líder de Los Republicanos recibió ayer el apoyo de Valery Giscard d’Estaing, expresidente, y de Juppé, alcalde de Burdeos. A título simbólico, Dupont-Aignant celebró ayer su último mitin en el mismo Circo de Invierno donde uno de los patriarcas de la literatura española contemporánea, Ramón Gómez de la Serna, dio a principios del siglo XX una legendaria conferencia, ¡montado en un elefante..!

A la izquierda, a la misma hora que Dupont-Aignant lanzaba su penúltimo desafío a Fillon, Benoît Hamon, candidato socialista, intentaba salvar lo que se pueda de su desastre anunciado, en un mitin en la Plaza de la República, acompañado de la izquierda de la izquierda socialista, enfrentada a la izquierda reformista, que se abstiene o votará a Emmanuel Macron.

Hundido en el 7- 8 % de las intenciones de voto, el domingo, el candidato oficial del PS estuvo apoyado por Anne Hidalgo, alcaldesa de París, y Martine Aubry, alcaldesa de Lille, las dos señoras que lideran el «auténtico socialismo de izquierdas», en oposición al socialismo reformista de Valls y el presidente Hollande.

Hace dos semanas, Jean-Luc Mélenchon, la gran revelación de la extrema izquierda populista, reunió en la misma Plaza de la República y los bulevares adyacentes a más de cien mil personas, confirmándose como el mejor candidato de las izquierdas francesas. Ayer, el candidato oficial del PS apenas consiguió reunir a un número mucho más limitado de simpatizantes, a los que volvió a prometerles un programa de «izquierda con mucho futuro»… Futuro que los sondeos evalúan entre el 7 y el 8% de las intenciones de voto. El peor resultado potencial de un candidato socialista en la historia del PS francés.

En 1974, el candidato del PS, François Mitterrand, consiguió el 43,35 % de los votos de la primera vuelta. En 1981, el mismo Mitterrand consiguió en la primera ronda presidencial el 25,85 % de los votos. Y volvió a conseguir el 34 % en 1988. En 1995 y 2002, el candidato socialista, Jospin, consiguió el 23,30% y 16,18%. En 2007, Ségolène Royal consiguió el 25,87 %. En 2012, Hollande consiguió el 28,53%. Tras tan honorable estela, Hamon corre el riesgo de conseguir un resultado humillante.