Grabación de Teresa Solórzano horas antes de fallecer - Vídeo: Codevida / Una medicina para Venezuela

El dramático vídeo de una trasplantada venezolana antes de morir por falta de medicinas

«Me siento muy mal, perder un órgano es lo más tremendo que puede haber», decía Marta Teresa Solórzano

Actualizado:

A Marta Teresa Solórzano se le había trasplantado un riñón, pero la severa escasez de medicinas que sufre Venezuela impidió que dispusiera desde hace meses del tratamiento necesario. Eso hizo que su cuerpo rechazara finalmente el órgano recibido y que lo perdiera, teniendo que someterse de nuevo a diálisis.

El pasado sábado grabó un vídeo desde el centro de trasplantes del Hospital Universitario de Caracas, donde estaba internada en el que dejó testimonio de su situación desesperada. Ella misma alude en el mensaje al «myfortic» y «rapamune», inmunosupresores que se suelen prescribir a este tipo de pacientes con trasplante renal. «Me he sentido muy mal, perder un órgano es lo más tremendo que puede haber», lamenta abatida, pero con serenidad. «Tengo las piernas hinchadas», se la oye decir. Al día siguiente, domingo 4 de marzo, falleció.

Con el consentimiento de su familia, la Coalición de Organizaciones por el Derecho a la Salud y a la Vida (Codevida) y la iniciativa «Una medicina para Venezuela» han difundido el vídeo, con el que buscan llamar la atención interncional sobre la falta de fármacos y la desesperada situación humanitaria que vive el país caribeño.

Francisco Valencia, presidente de Codevida y de Amigos Trasplantados Aliados, denuncia que Solórzano «no tomaba medicamentos para el trasplante desde diciembre de 2017, debido a la interrupción por la escasez de medicamentos».

La crisis humanitaria se agrava

Por su parte, la responsable de «Una medicina para Venezuela», Vanessa Pineda, alerta de que la situación va a peor y de que «hay muchos más casos» como el de Solórzano, si bien explica que no siempre los familiares quieren contarlos, debido en buena parte a las represalias del régimen de Nicolás Maduro contra quienes denuncien la situación existente. A pesar de ello, «los mismos enfermos hacen concentraciones y manifestaciones a nivel nacional», señala.

Con su iniciativa, Pineda envía al país caribeño medicamentos recogidos en España a través de donaciones, que se encargan de distribuir organizaciones que operan sobre el terreno. El miércoles o jueves de esta misma semana espera que llegue a su destino una partida de medicamentos.

Ahora está tratando de alcanzar a un convenio con autoridades españolas para conseguir medicamentos sobrantes de los hospitales españoles y que puedan servir para los pacientes venezolanos que carecen de ellos.