Internacional

Trump excluye Irak de su nuevo veto migratorio

La versión «light» de la primera orden ejecutiva, que tumbó un juez federal, no afecta a los residentes permanentes con «green card»

Donald Trump firma un nuevo veto migratorio
Donald Trump firma un nuevo veto migratorio - EFE
MANUEL TRILLO Washington - Actualizado: Guardado en: Internacional

Poco más de un mes después de la primera, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha firmado este lunes su segunda orden ejecutiva para suspender la entrada en el país de una serie de países de mayoría musulmana. En esta ocasión se cae de la lista Irak, mientras que mantiene la restricción para los ciudadanos de los otros seis estados que figuraban en la orden original, que fue tumbada por un juez federal de Seattle: Siria, Irán, Libia, Somalia, Sudán y Yemen.

El nuevo decreto presidencial permite, además, que los extranjeros con residencia permanente legal, es decir, los que cuenten con la llamada «green card» (tarjeta verde), no estarán afectados por la prohibición. Este nuevo decreto entrará en vigor a las 00.01 hora local (05.01 GMT) del 16 de marzo y sustituirá al polémico veto emitido el pasado 27 de enero.

«Si tienes los documentos para viajar, si realmente tienes una visa, si eres un residente permanente legal, no estás afectado por esta acción ejecutiva concreta», enfatizó poco antes de la rúbrica en la cadena Fox News la consejera de la Casa Blanca, Kellyanne Conway.

Los ciudadanos de los seis citados países sufrirán una suspensión de 90 días en el proceso de visado, periodo en el cual la Administración seguirá analizando cómo mejorar los mecanismos de control, ha informado el Departamento de Seguridad Interior.

El decreto mantiene la suspensión de 120 días para el acceso de refugiados, si bien, en otra de las novedades respecto a la primera orden, la suspensión por tiempo indefinido para los refugiados procedentes de Siria ha pasado a limitarse ahora a un plazo de 120 días.

Además, para evitar el caos que siguió a la repentina entrada en vigor de la orden inicial, esta vez se ha establecido un periodo de dos semanas para implementar las medidas, con lo que la Administración espera contar con tiempo suficiente para hacerlo de forma ordenada.

La eliminación de Irak de la lista de países señalados en la orden obedece a las advertencias realizadas por cargos de los departamentos de Estado y de Defensa, que veían cómo la suspensión en ese caso perjudicaría a la estabilidad de un gobierno aliado de los Estados Unidos. Tras la firma del primer decreto se supo que iraquíes que habían colaborado con los norteamericanos como traductores y otras funciones, y cuyas vidas estaban en peligro, se habían visto afectados por entrar en el país al que habían ayudado.

«En la base de negociaciones que han tenido lugar entre el Gobierno de Irak y el Departamento de Estado de EE.UU. en el último mes, Irak incrementará la cooperación con el Gobierno de EE.UU. en el control de sus ciudadanos que solicitan una visa de entrada en los Estados Unidos», han señalado desde el Departamento de Seguridad Interior.

Toda la actualidad en portada

comentarios